Comparte este artículo:

Una investigación nueva demuestra que hacer ejercicio todos los días mejora la atención en los niños y su habilidad para lograr completar exitosamente varias tareas. No dejes de leer acerca de esta reciente investigación al respecto y descubre otro de los grandes beneficios de la actividad física.

Si estar en la escuela o estudiar demasiado es una excusa para no hacer ejercicio, debes pensarlo de nuevo. Lo cierto es que una investigación nueva realizada por unos especialistas de la Universidad de Illinois demuestra que hacer ejercicio después de las clases, no sólo tiene beneficios obvios a nivel físico, sino a nivel mental.

En concreto, los estudiantes que hacen alguna actividad que involucre deporte después de las clase, seguida de descanso, demostraron tener mejor memoria, atención, capacidad de concentración y habilidad de pasar de una tarea a otra. Esta investigación demuestra cómo el ejercicio no interfiere en lograr los objetivos académicos, sino por el contrario, puede hacer que se consigan resultados más exitosos.

Para obtener estas conclusiones, los especialistas le asignaron a 221 niños de 7 a 9 años de edad, un programa extracurricular (después de la escuela) al azar o una lista de espera para ingresar a él.

El programa extracurricular consistía en hacer dos horas de ejercicio seguidas de descanso, durante todo el año escolar.  Posteriormente, se midió la capacidad de cambiar de una tarea a otra sin confundirse, como leer algún texto y luego responder preguntas acerca del texto.

En comparación con los niños que no participaron en el programa, los que sí lo hicieron tuvieron mejoría tanto en su estado físico como en la atención, la flexibilidad cognitiva y la inhibición, que se refiere a la capacidad de ignorar las distracciones del entorno para concentrarse en tareas específicas.

Estos hallazgos demuestran una vez más, que hacer ejercicio de manera regular mejora de forma evidente la función cerebral y la habilidad de pensar, aunque en cuanto a esto último aún no queda claro de qué manera.

Otros estudios al respecto y similares a este, han demostrado cambios en la manera en que los neurotransmisores del cerebro funcionan luego de realizar ejercicio físico y también cómo la actividad física tiene efectos directos sobre el hipocampo, el área del cerebro que se encarga de la memoria y el aprendizaje.

Sin duda alguna, un estudio interesante que una vez más refuerza las ventajas de la actividad física diaria, no sólo para lograr un cuerpo flexible, esbelto, sano y fuerte, sino para mejorar las habilidades mentales.

Por eso, si has considerado que tus hijos se inscriban en algún deporte después de clase, no esperes más. Verás que obtendrán muchos beneficios incluyendo mejorar su desempeño académico.

Imagen © Thinkstock / Feverpitched

Comentarios