Comparte este artículo:

El herpes genital es una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS) muy contagiosa que afecta tanto a los hombres como a las mujeres. Se transmite por el contacto muy cercano con piel infectada, algo que ocurre durante las relaciones sexuales.

El herpes tipo 2 es el virus del herpes genital. Causa lesiones y ampollas en el área genital, el recto o sus alrededores, pero siempre debajo de la cintura. Es el culpable del 90% de los casos. También existe el herpes tipo 1, que causa lesiones o ampollas (fuegos) en la boca y en los labios. El herpes oral rara vez causa herpes genital.

Se previene absteniéndose de tener relaciones sexuales fuera de una relación monógama con una persona que no está infectada. De no ser así, la mejor forma de prevenirlo es usando un condón de la forma correcta (puedes ver un artículo previo aquí en el Club Bienestar).

El herpes genital no tiene cura, pero hay medicamentos que pueden ayudar a reducir los muy incomodos brotes. Habla honestamente con tu médico para que te recete el tratamiento indicado.

 

Imagen © iStock / tomazl

Comentarios