Comparte este artículo:

Las personas que son optimistas y asumen la vida de una manera alegre, tienen una vejez más sana. El deterioro físico, aunque no lo creas, tiene mucho que ver con la actitud que se tiene ante la vida. Por eso, si quieres cumplir muchos años, piensa que gran parte de la batalla se gana si disfrutas plenamente de la vida.

Bien dicen por ahí que las circunstancias son buenas o malas de acuerdo al ojo de quien las mira. Lo cierto es que tener una mirada optimista ante la vida y disfrutar al máximo de ella, es en gran parte la clave para gozar de buena salud.

Los estudios hablan de que quienes se clasifican a sí mismos como optimistas y felices, tienen menos probabilidades de sufrir de enfermedades cardiovasculares, de diabetes y de depresión, entre otras. Lo que no se había dicho antes es que el gozar la vida hace que se pueda llegar a tener una mejor movilidad y forma física durante la vejez.

Así lo afirma un estudio realizado por unos especialistas del Instituto de Epidemiología y Salud del University College London, en Inglaterra. Publicado en la revista de la Asociación Médica Canadiense, este estudio siguió a más 3,200 personas mayores de 60 años durante un período de ocho años. Los autores encontraron que aquellos que disfrutaban más de la vida y eran más felices, mostraban menor deterioro físico en comparación con quienes tenían una actitud más pesimista.

Los participantes en este estudio realizado en Inglaterra, respondieron a unas encuestas diseñadas para identificar sus niveles de bienestar. Por ejemplo, se les preguntó si disfrutaban de sus actividades, si se sentían llenos de energía y si gozaban en compañía de otras personas. Además, respondieron a preguntas acerca de su habilidad para desarrollar tareas físicas cotidianas como bañarse y vestirse. También tomaron un examen que midió su velocidad al caminar, puesto que la marcha lenta es uno de los primeros indicadores del deterioro motriz y de la fragilidad funcional.

Los investigadores también encontraron un rasgo común entre quienes respondieron ser más felices: estaban casados, tenían un estatus socioeconómico más alto y un mejor nivel educativo.

Llama la atención que durante los ocho años del estudio, sólo el 4 por ciento de quienes dijeron disfrutar más de la vida, desarrollaron problemas físicos que los limitaban en sus actividades diarias. En contraste, un 17 por ciento de quienes mostraron niveles bajos de satisfacción ante la vida, desarrollaron este tipo de limitaciones.

Los investigadores notaron que el gozar más de la vida se asociaba con un deterioro más lento en la velocidad de la marcha.

La pregunta que surge es ¿qué viene primero? ¿disfrutar la vida porque tienen menos molestias físicas o viceversa? ¿Ser feliz porque se goza de buena salud, o gozar de buena salud por ser feliz? Si bien esta respuesta no es definitiva, los expertos coinciden en reconocer que hay una asociación importante entre disfrutar la vida y el deterioro del cuerpo.

Quizás se deba a que una persona feliz sufre de menos estrés, lo que a la larga repercute en tener una mejor salud pues se libera al cuerpo de los efectos dañinos de las hormonas del estrés.

De cualquier modo, te invito a que evalúes tu actitud ante la vida y procures ser lo más optimista posible, si no lo eres, ya que quizá sea la clave para tener tranquilidad y para gozar de una vejez saludable.

Imagen © Thinkstock / Monkey Business Images Ltd

Comentarios