Comparte este artículo:

Los científicos de Mayo Clinic demostraron que las proteínas de la superficie celular retuercen hasta cierta posición a una proteína viral para permitir que el virus inicie la infección y provoque la enfermedad, proceso igual de grácil que un baile de salón.  Los descubrimientos aparecen en la edición electrónica de “Nature Structural & Molecular Biology”.

El equipo dirigido por el Dr. Roberto Cattaneo, biólogo molecular de Mayo, describe los pasos iniciales básicos que las proteínas de fijación del virus del sarampión y otros virus respiratorios similares dan con sus parejas celulares, o sea los receptores.  Con el propósito de llegar a ese punto, el equipo de investigación creó “manijas” en diferentes sitios de una proteína de fijación viral para permitir que un receptor artificial las agarre y empiece el baile.

Imagínese al virus del sarampión: es pequeño y tiene una “cobertura” externa con dos proteínas, una que mantiene interacción con un receptor celular, o sea su pareja de baile, y otra que fusiona la cobertura viral con la membrana celular para empezar el proceso infeccioso.

El virus del sarampión, que por varios años se ha intentado erradicar mediante vacunas, todavía afecta a 10 millones de personas y anualmente cobra alrededor de 197.000 vidas en todo el mundo.  La pregunta existente desde hace mucho es cómo se inicia el proceso de ingreso a la célula.

“Se conocía que las proteínas de fijación viral siempre se presentaban en pares, pero hace poco fue evidente que también operan como un conjunto de dos parejas”, comenta el Dr. Cattaneo.  “Al principio, las parejas están una frente a otra; pero al empezar el baile, este estudio demostró que la parte superior se separa.  Nuestro planteamiento, entonces, es que existe un intercambio de parejas entre cada conjunto de dos pares, aunque las piernas continúen bailando con la pareja original”.

Conforme avanza el baile, los receptores celulares debilitan la capa de proteínas de fijación que protege a una capa más profunda de proteínas de fusión.  Cuando el intercambio entre las parejas de cada conjunto de dos pares se suscita en cantidad suficiente, con la consiguiente torsión y desestabilización para bailar con el otro par, la capa superior se deteriora abruptamente.  Dicho deterioro ocasiona el desdoblamiento de las proteínas de la capa más profunda y, por ende, la fusión con la membrana celular.  El genoma viral que entonces se encuentra ya dentro de la célula le indica que debe dejar de dividirse y le ordena crear nuevos virus.

El Dr. Cattaneo ha estudiado los virus durante tres décadas, principalmente como medio para nuevos descubrimientos médicos pues, según él, éstos pueden transformarse en vectores para el tratamiento de las enfermedades.  En 1999, se unió a Mayo Clinic como miembro fundador del Departamento de Medicina Molecular.  Hasta el momento, se realizan ensayos clínicos con dos vectores virales desarrollados en Mayo Clinic para tratar el cáncer de ovario, el glioma y el mieloma.

Otros miembros del equipo son el Dr. Chanakha Navaratnarajah, Levi Rupp, Leah Kay y el Dr. Vincent Leonard, por parte de Mayo Clinic; además de los doctores Numan Oezguen y Werner Braun de la Rama Médica de la Universidad de Texas en Galveston.  La investigación se financió gracias a los Institutos Nacionales de Salud y al Centro Oncológico de Mayo Clinic.

Para más información de la Mayo Clinic haz clic en el logotipo:

Copyright © 2011 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados

Imágen © iStockphoto.com / RenderLab Media

 

Comentarios