Al acercarnos a la primavera, comienza a pensar en alternativas que te ayuden a reducir los causantes de las alergias.

Si tu hijo o alguien de tu familia tiene síntomas de alergias o asma, te agradará saber que existen algunas medidas sencillas que te ayudarán a reducir los irritantes que afectan los senos paranasales, como los ácaros del polvo y el moho en los dormitorios o baños.

El lavado regular con agua caliente de las sábanas puede reducir la cantidad de residuos de estos ácaros, que podrían causar síntomas de alergias o asma.

Los ácaros del polvo son animales microscópicos, que pertenecen a la familia de las arañas y garrapatas, y comen células muertas (caspa animal). En todos los hogares, sin importar el nivel de limpieza, hay ácaros del polvo. Su proliferación y reproducción se fomenta cuando se presenta mucha humedad, además de la acumulación de caspa humana y animal.

Los desechos de los ácaros contienen residuos de enzimas que se utilizan en el proceso de la digestión de las células muertas (caspa). Estas enzimas o alérgenos son causas comunes de las crisis asmáticas o alérgicas.

Algunas medidas que puedes tomar para reducir los alérgenos de los ácaros del polvo en tu hogar incluyen retirar las alfombras y los muebles tapizados del dormitorio de tu hijo. Los juguetes de peluche también albergan ácaros del polvo junto con sus alérgenos, así que si tu hijo sufre de alergias, evita que duerma con un muñeco.

Proteger los colchones y almohadas con fundas con cierre lavables puede reducir la exposición a los alérgenos, como lo hace la limpieza frecuente con aspiradoras con filtros HEPA (recogedores de partículas de alta eficiencia); asimismo, limpia el piso con un trapo húmedo para evitar que los agentes sean transportados por el aire.

Otra causa común de las alergias y las crisis de asma es el moho, que es el término genérico para miles de especies de hongos que se alimentan de materia orgánica. El moho puede crecer prácticamente en cualquier parte, pero se lo asocia comúnmente con la alta humedad en áreas como el cuarto de baño.

Usa productos desinfectantes con regularidad, siguiendo las indicaciones del envase para prevenir la proliferación del moho. Asegúrate de limpiar y desinfectar las bañeras, duchas, cortina de baño, lavamanos, baldosas cerámicas, mármol sintético y fibra de vidrio. Se recomienda limpiar el moho inmediatamente y vigilar el área afectada para poder prevenirlo.

 
Copyright © 2016 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Pixabay.com / Mojpe

Comentarios