Comparte este artículo:

¡Estás en la recta final! Tu bebé y tú ya se empiezan a alistar para el momento del parto. Puede ser que estén a gusto el uno con el otro, pero sus cuerpos no aguantan mucho más y necesitan empezar una nueva etapa. Es el último mes. El mes número nueve.

Tu bebé ya se ha ubicado en posición cefálica, es decir, con la cabeza abajo. Esta es la señal más clara de que el parto está cerca. Su cuerpo ya ocupa toda la barriga y le empieza a faltar espacio para moverse como lo hacía antes. Las molestias causadas por el peso y tamaño del bebé, y la presión sobre tus órganos internos, aumentan cada vez más. Tu cuerpo también siente que el parto está cerca.

Cambios en tu cuerpo

  • Tu espalda y tus pies necesitan mucho reposo pues el peso de la barriga los sobrecarga. Incluso podrías sentir calambres en las piernas frecuentemente.
  • Podrías tener problemas para dormir por la dificultad para encontrar una posición cómoda.
  • Las venas siguen dilatadas y si tienes várices quizá estén prominentes.
  • El flujo vaginal sigue abundante y algunas veces puede tener manchas de sangre.
  • Sigues orinando frecuentemente por la presión sobre tu vejiga.
  • Los trastornos digestivos probablemente continúen, con estreñimiento, acidez, gases y algunas veces con diarrea.
  • La congestión nasal permanece.
  • Las Contracciones de Braxton-Hicks se dan más frecuentemente, son más intensas y algunas veces con dolor. Esto es un “trabajo de parto falso”. La forma de diferenciar las contracciones reales de estas “falsas alarmas”, es que las reales siempre duelen, tienen un ritmo definido y suceden cada vez más cerca una de otra. No son irregulares como las de Braxton-Hicks y además, nunca se detienen hasta que tu bebé nace.
  • Cuando sientas un líquido caliente bajando por tus piernas, quiere decir que se ha roto “fuente” y que el proceso de parto ya está empezando. Romper la “fuente” se le llama al momento en el que se rompe la membrana que cubría a tu bebé y el líquido amniótico que lo rodeaba empieza a salir a través de la vagina.

Cambios emocionales

Al estar en la recta final, probablemente sientas temor por la llegada del momento del parto. Si vas a tener parto natural, muy seguramente estarás ansiosa por saber en qué momento sucederá, y no lo sabrás hasta que llega.

Durante el noveno mes, lo mejor es alistarte. Cuando llegue el momento del parto, necesitarás tener todo listo para salir de inmediato al hospital. El preparar la maleta que llevarás, la primera ropa de tu bebé y su habitación para cuando vuelvas con él a casa, te ayudará a calmar los nervios y la ansiedad. Además alimentará tu entusiasmo porque ya pronto terminará el proceso del embarazo y podrás disfrutar de tu bebé plenamente.

Actualización de un artículo originalmente publicado en el 2009.

Imagen © Thinkstock / janulla

Comentarios