Comparte este artículo:

Este es un mes de grandes cambios. Tu bebé ya no es un embrión, ahora es un feto que empieza a crecer más que nunca. Y tú ya empiezas a mostrar algunas señales visibles de tu embarazo.

Para el tercer mes de embarazo,  tu bebé ya tiene pies y manos, y dentro de poco podrás verle el sexo más claramente. Él está empezando a moverse en tu vientre, pero muy suavemente y probablemente todavía no lo sientas.

Cambios en tu cuerpo

  • Los ligamentos de tu útero se distienden y aumenta tu cavidad uterina permitiendo al bebé a empezar a crecer.
  • Estás aumentando de peso y ya empieza a crecer tu barriga. Como consecuencia, podrían empezar a aparecer las primeras estrías en tu piel.
  • Tus senos siguen aumentando de tamaño.
  • Tus pómulos, nariz y boca podrían ensancharse un poco.
  • Podrías sentir dolor de cabeza debidos a cambios en la presión arterial.
  • También podrías tender algunos dolores musculares y articulares,  quizá empieces a sentir molestias o dolor en la espalda y en la cintura que podrían aumentar en la medida en que el embarazo avance y que tu vientre crezca.
  • También aumentarán tus visitas al baño para orinar, debido a que tu útero está creciendo y presiona tu vejiga. Ocasionalmente hay infecciones en la orina.
  • En algunos casos tu apetito sexual se reduce, pero es totalmente normal.

Cambios emocionales

Al final de este primer trimestre, tus emociones podrían seguir en una ruleta rusa que sube y baja sin motivo alguno. A eso hay que sumarle que tus expectativas y preocupaciones por el bienestar y la salud de tu bebé podrían aumentar cada día más.

Pero en este momento la conciencia que tienes de tu embarazo te podría despertar el interés por conocer más sobre lo que sucede en los meses siguientes o por cómo va a ser el parto. Incluso ya podrías estar pensando en cómo será todo después de que nazca.

Además, podrías sentir la necesidad de empezar a comunicarte con tu bebé y muy probablemente lo hagas con caricias en la barriga o hablándole.

A partir del tercer mes de embarazo, ya podrías empezar a darte cuenta de lo que implica estar embarazada y de ser mamá. Esa es una de las claves para empezar a disfrutarlo más que en los meses anteriores. ¡Ya se te nota la barriguita!

Actualización de un artículo originalmente publicado en el 2009.

Imagen © Thinkstock / Dorling Kindersley

Comentarios