Por el Dr. Jorge Goldberg, MD FACG

La tecnología avanza de manera muy rápida.  Los nuevos procedimientos endoscópicos permiten diagnosticar y resolver problemas que antes necesitaban de cirugía.  Ahora se puede, de manera fácil y segura, observar, tomar biopsias, quitar pólipos, dilatar conductos, extraer piedras, entre otras cosas, a través del endoscopio. Si te han dicho que necesitas una endoscopía del estómago o del colon o piensas que necesitas una, sigue leyendo.

El endoscopio es un tubo flexible, delgado que utiliza fibras ópticas con luz fría y que permite tomar fotografías y video. Tiene un canal de trabajo por donde se pasan pinzas de biopsia, globos para dilatar o  sondas para cauterizar. En el futuro próximo veremos avances aun mas espectaculares.

La endoscopía de tubo digestivo alto evalúa desde la boca, el esófago  y estómago hasta las primeras porciones del intestino delgado. Las aplicaciones mas utilizadas son para el diagnostico de la Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico y sus complicaciones como el Esófago de Barret, (cambio en las células del esófago asociadas al reflujo), la enfermedad acido péptica, con toma de biopsia para detectar la presencia de una bacteria llamada Helicobacter pylori, que se asocia a la úlcera e inclusive al cáncer gástrico.

Durante el estudio , se pueden efectuar procedimientos terapéuticos, como dilatación de zonas estrechas (estenosis), ablación (destrucción del tejido anormal  con  rayo láser), cauterización de sangrados, toma de muestras (biopsias) y ligadura de várices esofágicas e inclusive extracción de piedras del conducto biliar.

El estudio es sencillo y seguro, requiere de ayuno de 8 horas y generalmente se hace bajo sedación controlada, por lo cual el paciente no tiene ninguna molestia.

La endoscopía del tubo digestivo bajo, mejor conocida como colonoscopía, permite revisar el colon o intestino grueso y la ultima porción del intestino delgado (íleo terminal). La preparación requiere de ayuno el día del estudio y una dieta blanda con el uso de laxantes el día previo . También se hace bajo sedación (no es anestesia) por lo cual no hay dolor, ni molestias.

La indicación principal es para la detección temprana del cáncer del colon,  permitiendo encontrar pequeños pólipos que son los precursores del cáncer. La colonoscopía permite detectarlos y quitarlos de manera fácil y segura.

También se utiliza la endoscopio para estudiar a pacientes con diarrea crónica y otros padecimientos del colon.

En las páginas de Vida y Salud encontrarás el material médico que te ayudará a entender mejor las indicaciones y beneficios de la endoscopía. Te permitirá consultar con tu médico y podrás tomar una mejor decisión.

 

Imagen © iStock / Eraxion

Comentarios