Les pasa a los hombres al igual que a las mujeres y a los adultos como a los adolescentes…

Cuando la búsqueda de la belleza y la perfección física se vuelve una obsesión, la salud puede verse en peligro. Y esta vez no estamos hablando de la figura femenina sino de hombres que buscan tener una imagen más atractiva: algunos quieren más músculos, otros buscan ser más delgados, todos corren el riesgo de volverse esclavos del espejo. ¿Tú qué opinas?

Todos queremos vernos lindos y bellos, y la coquetería ya no es algo exclusivo del mundo femenino. Basta con pararse frente a las góndolas de productos masculinos, para darse una idea de cuán importante es el cuidado de la imagen para los hombres.

Y ciertamente, verse bien es importante para sentirse bien. El problema aparece cuando eso se convierte en una obsesión, y entonces no hay espejo que pueda reflejar la realidad objetiva, pues te mires como te mires, nunca estás totalmente conforme con tu aspecto físico. Y lo peor de todo es que muchas veces eso te lleva a tomar actitudes que pueden interferir con tus relaciones y tus actividades cotidianas.

Algunos se obsesionan por verse delgados, como ocurre con quienes tienen anorexia nerviosa, un tipo de desorden alimenticio que se caracteriza por un temor anormal a subir de peso. Quienes lo padecen se ven a sí mismos gordos, aunque estén peligrosamente delgados. Controlan lo que comen, sus comidas se limitan a cantidades mínimas de algunos alimentos “que no engordan” y con frecuencia hacen ejercicios compulsivamente, y hasta toman píldoras de dieta o suplementos para adelgazar.

Otros, en cambio, se obsesionan con la idea de que no tienen suficiente masa muscular, un trastorno denominado dismorfia muscular, conocido como vigorexia. En estos casos, quienes la padecen se perciben a sí mismos como débiles, sin tonicidad muscular, lo que los lleva a pasar muchas horas en el gimnasio y a modificar su alimentación (eligen productos ricos en proteínas e hidratos de carbono y eliminan alimentos básicos como frutas y vegetales), y aunque desarrollen una musculatura excesiva, siguen viéndose débiles. En muchos casos, también consumen productos anabólicos o esteroides.

Sobre esta autopercepción de la belleza, un estudio llevado a cabo por unos investigadores australianos, que fue publicado en la revista Journal of Eating Disorders, sugiere que los hombres que sólo quieren aumentar el tamaño de sus músculos tienden a tener ideas más tradicionales de la masculinidad, mientras que los que se esfuerzan por mantenerse flacos probablemente se asocien con estereotipos más femeninos.

Esto no significa que quienes tenían anorexia fueran menos masculinos, ni que los hombres con vigorexia fueran menos femeninos, sino que refleja la presión a la que se ven sometidos los hombres en la actualidad, para que definan su masculinidad. Del mismo modo, estos hallazgos muestran que la sexualidad no es uno de los factores principales de la vigorexia, tal como suele creerse, sino que ésta se vincula más con el modo en que los hombres se ven a sí mismos.

Además, los investigadores notaron que en las investigaciones que se han hecho durante las últimas décadas se observa que cada vez hay más hombres que dicen que no se encuentran a gusto con su imagen corporal, lo que puede manifestarse, ya sea en un deseo de perder peso y estar más delgado, como en el de ganar peso y masa muscular.

En ambos caso, la búsqueda por ese ideal de belleza puede volverse un problema ya que los hombres suelen adoptar hábitos de alimentación poco saludables y tienden a tener una compulsión por hacer ejercicios de manera extrema, tanto que llega a alterar la calidad de vida y las relaciones sociales y laborales habituales.

Más aún, esta situación puede verse agravada si los hombres usan los esteroides u otros suplementos o drogas, que pueden dañar su salud.

Por eso, si quieres verte bien y saludable, lo mejor es que te asesores y busques un plan de nutrición y de ejercicios acorde a tu estado físico y a tu estilo de vida, que te permita verte mejor sin poner en riesgo tu salud.

¿Te obsesiona tu aspecto físico o no te preocupa en absoluto? ¿Qué opinas sobre la vigorexia? Nos encantaría saber tu opinión, así que te invitamos a que nos hagas tu comentario acá abajo…

 

Imagen © iStock / Nadya Lukic

Comentarios