Comparte este artículo:

Es normal que en ocasiones a los bebés se les devuelva un poco de leche luego de alimentarse. Sin embargo, hay que saber identificar cuándo se trata del fenómeno conocido como regurgitación o si se trata de un vómito que puede ser inofensivo o indicar que hay un problema más serio con la salud de tu bebé. Sigue leyendo para que te enteres cuáles son las posibles causas del vómito en tu bebé y cuándo debes consultar con el pediatra.

Alicia tiene un bebé de seis meses y hoy recuerda lo que fueron esos primeros días como madre. Se angustiaba mucho porque su hijito vomitaba cada vez que comía. Carla también sufrió esos primeros meses con su bebita, pues siempre devolvía la leche, aunque parecía que no tenía dolor y que incluso, ni se daba cuenta. “¿Por qué?” era la pregunta que surgía en ellas, y en tantas otras madres que se preguntan sobre las causas del vómito en sus bebés.

Primero que todo, es importante aclarar que existe una diferencia entre vomitar con fuerza y devolver un poco de leche, lo cual se produce por lo general, cuando el bebé eructa y sin que le produzca ninguna molestia. A esto se le conoce como regurgitación o reflujo gastroesofágico y no es causa de alarma. Sucede porque el anillo muscular que está en la parte superior del estómago no se cierra por completo. Este fenómeno es bastante común en la mayoría de los bebés y por lo general desaparece antes de que el bebé cumpla un año.

El vómito, en cambio, aunque puede ser inofensivo, en ocasiones, sí puede ser señal de que hay un problema serio al que debes prestarle atención.

Debes consultar con tu pediatra si:

  • Tu bebé vomita por más de 24 horas y muestra signos de deshidratación como disminución en la cantidad de la orina (si pasa más de 6 horas sin tener un pañal mojado), labios resecos, boca seca, letargo y si llora sin lágrimas (en caso de que tenga más de dos semanas de nacido, pues los bebés recién nacidos tardan ese tiempo en producir lágrimas).
  • El vómito es violento y persistente y se presenta en los 30 minutos después de que ha comido. El vómito violento puede indicar que hay una infección viral (causada por un virus) en el estómago; puede ser una reacción a algo que el bebé comió o ser señal de otro problema gastrointestinal como por ejemplo, una “estenosis pilórica” (o sea, la estrechez del píloro que es la abertura que va del estómago al intestino delgado).
  • El vómito de tu bebé contiene sangre. No debes alarmarte si el vómito tiene un poquito de sangre. Es normal si se esforzó al vomitar, que se puedan romper algunos vasos sanguíneos en el esófago. Sin embargo, si ves que cada vez que tu bebé vomita hay sangre y esto aumenta, debes llevar a tu bebé a la sala de emergencia de inmediato. También lo debes llevar a emergencias si vomita bilis (una sustancia verde) ya que puede indicar que hay un bloqueo en el intestinos o si vomita una sustancia negruzca (como granos de café) o hay evacuaciones (defecaciones) con sangre o que se ven negras (como granos de café).
  • Notas que la piel y los ojos de tu bebé toman una coloración amarillenta, esto probablemente represente ictericia, asociado al vómito sugiere que podría tener hepatitis.
  • Si vomita repetidamente después de haberse golpeado la cabeza. Esto puede ser señal de una conmoción cerebral.

Si tu bebé tiene una infección viral, lo más probable es que el vómito se asocie con diarrea. En ese caso, además de buscar atención médica urgente, debes alimentar a tu bebé con frecuencia, en cantidades más pequeñas, para evitar que se deshidrate. Si además del vómito, te da la impresión que tu bebé tiene dolor abdominal y que tiene su abdomen distendido, esto sugiere que podría tener un bloqueo en su intestino o una hernia. Esta es otra razón para llevarlo a emergencias.

Si tu bebé realmente vomita, consulta con tu pediatra si tienes cualquier duda o preocupación. Aunque en ocasiones el vómito es circunstancial (algo que el bebé comió que le cayó mal o si tomó demasiada leche), en otras, es una señal de algún problema de salud importante que se debe de atender rápidamente. La única manera en que puedes saber a ciencia cierta si el vómito de tu bebé implica un riesgo para su salud es consultando con el médico y, en ciertos casos es conveniente llevarlo a emergencias y que de allí le llames de allí.

Imágen © iStockphoto.com / ozlemonal

Comentarios