Comparte este artículo:

En algún momento de la vida, casi todo el mundo “pierde la voz” debido a una gripe o a los gritos entusiastas durante algún evento deportivo. Los síntomas generalmente mejoran con remedios caseros, como beber muchos líquidos, chupar caramelos duros o pastillas para la garganta y descansar la voz.

Sin embargo, cuando los síntomas duran más de dos semanas, no se debe ignorar la ronquera, dice la edición de septiembre de Mayo Clinic Health Letter. La ronquera puede ser consecuencia de otras enfermedades y algunas de ellas pueden ser graves.

A continuación, las causas comunes y los tratamientos para la ronquera:

Repetida irritación de las cuerdas vocales: el hábito de fumar, el uso excesivo y repetido de la voz, los inhaladores de corticosteroides para el tratamiento del asma, la acidez estomacal frecuente, el consumo excesivo de alcohol y la tos crónica son, entre otras, causas para la irritación de las cuerdas vocales. Cuando la irritación es continua, en las cuerdas vocales pueden aparecer llagas, parches similares a callosidades y, a veces, hinchazón. Dichas afecciones generalmente sanan una vez que desaparece la fuente de la irritación, pero en algunos casos podría ser necesario una cirugía para extirpar cualquier anomalía que el tratamiento conservador no logra resolver.

Envejecimiento de los tejidos: las cuerdas vocales pierden tensión y plenitud con la edad. El tratamiento podría incluir inyecciones de una sustancia dentro de las cuerdas vocales para ayudarlas a recuperar su plenitud.

Cáncer de la laringe: El riesgo más alto de presentar cáncer de la laringe lo corre la gente de más de 60 años de edad que fuma o consume cantidades excesivas de alcohol. Cuando el cáncer de las cuerdas vocales se detecta pronto, generalmente puede tratarse con éxito mediante cirugía o radiación.
Complicaciones de otros problemas de salud: la ronquera puede ser consecuencia de una enfermedad subyacente, tal como la artritis reumatoide, el hipotiroidismo, la enfermedad de Parkinson y la esclerosis múltiple. El tratamiento de la enfermedad subyacente podría mejorar la ronquera; pero si los nervios no se recuperan, la cirugía puede realinear las cuerdas vocales o también se puede recurrir a inyectar sustancias capaces de crear cuerdas vocales artificiales más permanentes.

Espasmo del músculo de la cuerda vocal: los espasmos tensionan innecesariamente las cuerdas vocales. Las inyecciones de la toxina botulínica (Botox) pueden servir para detener los espasmos musculares y ese alivio normalmente dura entre tres y seis meses, después de lo cual hay que repetir el tratamiento.

Para más información de la Mayo Clinic haga clic en el logotipo:

Copyright © 2011 por Mayo Clinic. Todos los derechos reservados.

Imágen © iStockphoto.com / Tom England

Comentarios