Comparte este artículo:

Si eres una adolescente y comes mucha mantequilla de maní (crema de cacahuate), estás no sólo disfrutando de su delicioso sabor y cualidades nutritivas, sino previniendo el desarrollo de enfermedades benignas del seno y eventualmente, de cáncer de mama. Aquí te cuento sobre los hallazgos de un interesante estudio al respecto.

Si eres una chica adolescente y siempre te ha gustado la mantequilla de maní (o crema de cacahuate), además de disfrutar de su delicioso sabor y su contenido de proteínas, puedes estar ayudando a prevenir el desarrollo de las enfermedades benignas del seno para cuando tengas 30 años.

Las enfermedades benignas del seno, son aquellas alteraciones que se presentan en las mamas pero que no son cancerosas. Un quiste por ejemplo. Sin embargo, estas patologías benignas, son un factor de riesgo para el desarrollo del cáncer del seno, por lo que el consumo de mantequilla de maní durante tu adolescencia te beneficiaría doblemente.

De acuerdo al estudio publicado en septiembre pasado y patrocinado por la Fundación para la Investigación del Cáncer de Mama y los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, comer mantequilla de maní tres veces a la semana redujo el riesgo de desarrollar enfermedades benignas del seno en un 39 por ciento.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores le hicieron seguimiento a más de 9,000 chicas entre los 9 años y los 15 años de edad en 1996 y después, hasta el 2010 cuando ya eran mujeres jóvenes. El estudio, parte de una investigación continua sobre los efectos de la dieta y el ejercicio en la salud de los jóvenes, requería que llenaran cuestionarios acerca de su dieta. Luego les preguntaron si habían sufrido de alguna patología benigna del seno, y 112 mujeres respondieron afirmativamente.

Los investigadores analizaron los alimentos con proteína y grasas vegetales, y luego se enfocaron en alimentos en particular, como la mantequilla de maní o cacahuates, el maní, otras nueces, los frijoles (habichuelas o porotos) y el maíz (elote). Una porción diaria de estos alimentos está relacionado con la reducción del riesgo de enfermedades benignas de la mama.

Para ser más concretos, a la edad de 14 años, consumir una porción diaria de dichos alimentos se asoció con un riesgo 66 por ciento menor del desarrollo de patología en los senos, mientras que aquellas chicas que consumieron tres porciones a la semana registraron una reducción en su riesgo de un 39 por ciento.

Los investigadores aclararon que, a pesar de que existe una relación entre el consumo de mantequilla de maní y un descenso en el riesgo de enfermedades benignas del seno, no es una relación de causa-efecto. Según ellos, aún no se puede explicar a ciencia cierta por qué la mantequilla de maní protege contra estas enfermedades.

No obstante, sugieren que quizás se trata a su alto contenido en proteínas. Este hallazgo es algo que no se puede ignorar, así que se han abierto las puertas para seguir estudiando el tema. Por ahora, los expertos aconsejan a las adolescentes que en lugar de comer galletas dulces como snack o bocadillo, prueben la mantequilla de maní o mantequilla de cacahuate.

Un pedazo de fruta con un poco de mantequilla de maní, o una tostada (un pan tostado), o cualquier vegetal pueden ser tus aliados cuando se trata de mantener la buena salud de los senos y reducir tu riesgo de sufrir de cáncer de mama a largo plazo.

Imagen © iStockphoto.com / ImagePixel

Comentarios