La cirugía bariátrica ayuda a bajar de peso al reducir el tamaño del estómago

La cirugía bariátrica es una herramienta que ayuda a miles de personas a perder peso. Sin embargo, ésta es sólo el primer paso. Además de reducir la ingesta de alimentos, una buena rutina de ejercicio es crucial no sólo para evitar subir las libras perdidas, sino para lograr estar más saludable en general. 

Cada año unas 200,000 personas se someten a cirugía bariátrica en tan sólo en Estados Unidos. Ahora se sabe que, si incorporan el ejercicio a su rutina después de su recuperación, éstos pacientes podrían tener más y mejores beneficios de salud. Si tú o alguien a quien conoces se han sometido a una cirugía bariátrica, llegó el momento que ¡se pongan en movimiento!

Según un estudio nuevo realizado por el Sanford-Burnham Translational Research Institute for Metabolism and Diabetes de la Florida, hacer ejercicio después de una cirugía bariátrica, tiene buenas repercusiones en la salud. En este estudio, se dividió en dos a un grupo de 119 personas que se sometieron a la cirugía bariátrica. Un grupo participó en un programa que incluía, entre otras cosas, realizar 120 minutos de ejercicio moderado cada semana, mientras que  la otra mitad sólo participó en un programa educativo.

Según dicha investigación, tras 24 semanas de seguimiento, los pacientes que hicieron ejercicio después de la cirugía bariátrica obtuvieron mayores mejoras en sus niveles de insulina y de glucosa que aquellos que llevaron una vida sedentaria.

Bret Goodpaster, director del centro de ejercicio de esa institución, declaró: “Hemos identificado beneficios específicos no relacionados con el peso, que el ejercicio confiere a estas personas”, dijo, refiriéndose a los pacientes que se sometieron a la cirugía bariátrica.

Entre esos beneficios están el mejor rendimiento que los sistemas respiratorios y circulatorios durante el ejercicio, reduciendo así el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, diabetes, cáncer de pulmón o un derrame cerebral.

Antes de este estudio, el Cirujano General de Estados Unidos también había señalado algunos de los beneficios de hacer ejercicio después de la cirugía bariátrica. Estos son:

¿Cómo puedes dar el primer paso?

El Centro de Cirugía para Tratar la Obesidad de los Hospitales de la Universidad de Chicago, tiene las siguientes sugerencias para comenzar un buen plan de ejercicio tras la cirugía bariátrica:

1.  En el hospital: Levantarse y caminar. Esto ayuda a que el paciente se sienta mejor y lo prepara para comenzar a hacer ejercicio al regresar a casa.

2.  Fase de Iniciación: En el casa después de la cirugía (entre la semana 1-4). Comenzar a ejercitarse despacio. A pesar del cansancio, es importante  ponerse  de pie y caminar por la casa, e incluso usar las gradas, si es posible. Se recomienda actividad ligera.

3.  Fase avanzada: Entre la semana quinta a sexta. Se debe consultar con el cirujano si ya puede aumentar su actividad física/ejercicio. Algunos pacientes con complicaciones especificas quizás necesiten seguir en la fase anterior hasta que su cirujano así lo determine. Pero si se puede aumentar la actividad física, es recomendable que se haga con ejercicios de poco impacto. Por ejemplo: pedalear una bicicleta estática, andar en la caminadora eléctrica o hacer oficios en la casa.

4.  Fase de mantenimiento/cambio de estilo de vida. En esta fase ya se puede aumentar el ejercicio o actividad física, de manera regular o según se sienta el paciente. La meta a largo plazo es llegar a incluir 30 minutos de actividad física moderada todos los días. Entre algunas de esas actividades podrían estar: subir escaleras, la jardinería, montar bicicleta, tenis, baile o caminatas de una milla en quince minutos.

¿Te sometiste a una cirugía bariátrica pero todavía no te animas a hacer ejercicio? ¡Estas sugerencias podrían ayudarte a comenzar con el pie derecho!

  • Busca un compañero para ejercitarte. Las caminatas, las clases de baile o montar bicicleta con una amiga o amigo, son actividades  mucho más divertidas en compañía de alguien.
  • Únete a un club de ejercicio.
  • Adquiere hábitos saludables de ejercicio en la vida diaria: acostúmbrate a estacionar el auto más lejos en los sitios a donde vayas, usa las escaleras en lugar del ascensor, camina en vez de usar el auto en los sitios cercanos a tu casa…
  • Descubre una afición (un hobby) que incluya actividad física: Puedes inscribirte en una clase de tenis, zumba, comprar una mesa de ping pong para jugar… Hay muchas cosas nuevas que puedes aprender que te ayudan a estar en movimiento y, de paso ¡llenan de alegría tu vida!

 

Imagen © Thinkstock / Melissa Brandes

Comentarios