Comparte este artículo:

Si tu médico te ha dicho que necesitas una histerectomía, ¿sabías que hay tres tipos diferentes de cirugía para extirpar tu útero? Son: histerectomía abdominal, vaginal o laparoscópica. Infórmate para que puedas comprender cómo es cada proceso quirúrgico y cuál es el más recomendable para ti.

Antes de hablar de los tipos de histerectomía, recordemos que ésta es una cirugía para extirpar el útero (la misma matriz) y, algunas veces, el cuello uterino. Casi siempre va acompañada de un procedimiento llamado salpingo-ooforectomía, en el que también te extraen los ovarios y las trompas de Falopio.

A pesar de tener nombres extraños, son procedimientos bastante comunes. Especialmente la histerectomía, que es la segunda cirugía más común en las mujeres en Estados Unidos. Para que tengas una idea, 1 de cada 3 mujeres se la realiza antes de los 60 años.

¿Por qué se hace? La histerectomía es uno de los tratamientos para las mujeres que tienen fibromas uterinos, endometriosis, prolapso del útero (cuando el útero se baja), cáncer en el útero y en los órganos cercanos a éste. Incluso, puede ser un último recurso en situaciones de emergencia, como cuando tienes un dolor pélvico severo o una hemorragia vaginal que no se pueden controlar con nada.

Ahora sí, veamos cuáles son los tres tipos de procedimientos quirúrgicos para realizar la histerectomía…

Histerectomía abdominal

Este es la cirugía más común, pues se realiza en más de la mitad de los casos. Se caracteriza porque te hacen un corte en la parte baja del abdomen, que mide aproximadamente entre 5 y 7 pulgadas (12 y 18 centímetros), y puede ser horizontal o vertical. Si es vertical, va desde el ombligo hasta arriba del hueso púbico; y si es horizontal, se hace sobre el límite del vello púbico, también conocido como la “línea del bikini”.

A través de este corte, el cirujano separa el útero de los ligamentos, los tejidos que lo sostienen y los vasos sanguíneos, y luego lo saca por esa misma apertura. Después de que se ha extirpado el útero (y los demás órganos que tu médico indique), el corte en tu abdomen se cierra con suturas (puntos) o grapas metálicas (de titanio), las cuales se retiran generalmente una semana después de la cirugía.

Histerectomía vaginal

Es el segundo tipo más común, y se caracteriza porque el útero se extrae por medio de la vagina. ¿Cómo? Te realizan un pequeño corte en la parte superior de la vagina para que el cirujano pueda introducir los instrumentos necesarios, separar el útero y extraerlo. La ventaja más significativa de esta cirugía es que te evitas la cicatriz en el abdomen, además de que el tiempo de recuperación es menor.

Histerectomía laparoscópica

Este tipo de histerectomía es más reciente. Se caracteriza porque, en vez de hacer un corte largo en tu abdomen, se hacen unos cortes pequeños (de 1 cm.) por los que el cirujano introduce un pequeño laparoscopio y otros instrumentos para hacer la separación del útero y luego extraerlo. ¿Qué es un laparoscopio? Es un pequeño dispositivo que tiee una fuente de luz y que permite a los médicos ver lo que pasa dentro de tu abdomen por medio de una pantallita. Así pueden manipular los otros instrumentos por los pequeños cortes sin tener que abrir más tu abdomen.

Cuando el útero está ya separado, en algunos casos es posible extraerlo en pedacitos a través de los pequeños cortes en tu abdomen, pero a veces debe extraerse por la vagina (histerectomía vaginal asistida por laparoscopio).Aunquela cicatriz es bastante menor, esta cirugía implica el riesgo de que se pueda afectar otros órganos.

¿Cómo se define qué tipo de histerectomía se te realizará?

Todo depende de la razón por la cual necesitas una histerectomía. Por ejemplo, si tu útero es muy grande o tienes tumores grandes, cáncer o endometriosis, lo más probable es que te realicen una histerectomía abdominal. También te la pueden realizar cuando tu médico quiere explorar mejor tu útero y los órganos pélvicos que lo rodean para identificar o analizar ciertas señales invisibles en otros procedimientos… esa es una de las principales ventajas de la histerectomía abdominal.

La histerectomía vaginal sólo es recomendable cuando tienes prolapso uterino, hiperplasia endometrial o cervical (cuando las células del tejido que cubre las paredes del útero o del cuello uterino crecen excesivamente). O simplemente cuando tu útero tiene un tamaño adecuado para ser extraído por la vagina.

La histerectomía por laparoscopia se realiza generalmente en casos más sencillos. Aunque pueden realizarte una histerectomía vaginal asistida por laparoscopia cuando no es posible hacerte una histerectomía vaginal normal, o cuando los médicos necesitan la visibilidad adicional que les brinda el laparoscopio.

Cualquiera que sea tu caso, la histerectomía debe considerarse como último recurso cuando otros tratamientos no te han funcionado y necesitas una solución urgente. Recuerda que la histerectomía es una solución radical, pues  después no podrás tener hijos y te podría causar una menopausia prematura. Desde luego, si te extirpan los ovarios, te causaría menopausia en ese momento. Así que… infórmate bien, habla con tu médico y, si puedes, pide una segunda opinión.

 

Imagen © iStock / Djura Topalov

Comentarios