Comparte este artículo:

Pero debes evaluar las ventajas y los riesgos antes de someterte a ella

La reducción drástica y rápida de peso en las personas obesas y/o con condiciones que empeoran con el sobrepeso es la principal ventaja de un grupo de procedimientos que se agrupan bajo el término de cirugías bariátricas. Pero como también tienen riesgos, no conviene someterse a ellas a ciegas. Infórmate sobre sus ventajas y desventajas y si eres un buen candidato(a) para este tipo de cirugía.  

Para algunas personas, perder peso es prácticamente una misión imposible. A pesar de que se intenten todo tipo de dietas y ejercicios, no logran perder el peso que necesitan reducir, y si algo pierden, lo recuperan al poco tiempo.

En el caso de las personas que padecen de obesidad severa, la imposibilidad de perder peso aumenta los riesgos para su salud, especialmente si ya sufren alguna otra condición relacionada con el exceso de peso, como la diabetes, la enfermedad cardíaca, la hipertensión o la apnea del sueño.

Para estas personas, la cirugía bariátrica representa una solución que les ofrece la oportunidad de mejorar su calidad de vida y hasta de prolongarla.

¿Qué es la cirugía bariátrica?

Bajo este término se agrupan varios tipos de procedimientos y técnicas, como la banda gástrica ajustable, el balón gástrico, el bypass gástrico (o derivación gástrica, uno de los procedimientos más usados en la actualidad por ser uno de los que menos complicaciones tiene después de la cirugía). Todos ellos tienen como objetivo el disminuir el consumo de alimentos y la acumulación de grasa corporal. Esto se logra de dos maneras: disminuyendo la cantidad de los alimentos que se ingieren (al reducir el tamaño del estómago) y en el caso del by-pass gástrico, modificando su absorción. En el caso del by-pass gástrico hay que tener cuidado, ya que no solo se altera la cantidad de las calorías sino la absorción de algunos nutrientes vitales, como las vitaminas.

Alrededor de unas 200 mil personas se someten a la cirugía bariátrica sólo en los Estados Unidos cada año, pero esta opción no es para todos. La decisión final la toma el cirujano después de revisar que el paciente reúna los requisitos necesarios.

¿Quiénes son buenos candidatos para la cirugía bariátrica?

Cualquier persona que esté considerando someterse a un procedimiento de este tipo, debes reunir los siguientes requisitos:

Adultos:

  • Obesidad extrema. Esto se determina de acuerdo al índice de masa corporal (IMC), una medida de la altura en relación al peso de la persona (si quieres calcular el tuyo, sigue las indicaciones sobre el tema que ya publicamos en Vida y Salud ). El IMC del candidato debe ser de 40 o más, o de 35 o más si la persona padece alguna condición seria de salud relacionada con la obesidad (diabetes tipo 2, enfermedad cardíaca, o apnea obstructiva del sueño), que pueden mejorar con una pérdida significativa de peso.
  • Ha sido obeso(a) al menos durante los últimos 3 a 5 años.
  • El adulto tiene menos de 65 años de edad.
  • La persona ha intentado perder peso mediante dieta y ejercicios mínimo durante los últimos dos años, sin éxito.
  • La persona está motivada a perder peso y a adoptar un estilo de vida más saludable después del procedimiento.
  • No es fumador(a) o ha ya ha dejado de fumar.
  • Puede cuidar de sí mismo(a) y es capaz de seguir las indicaciones de su profesional de la salud.
  • Entiende sus opciones de tratamiento, las probabilidades de éxito y también los peligros asociados a la cirugía

Adolescentes:

Nos guste o no, los niveles de obesidad en los adolescentes (incluso en los niños) son cada vez más altos. Ellos también son candidatos potenciales si llenan los siguientes requisitos:

  • Tienen obesidad extrema (un IMC de 40 o más)
  • Han alcanzado la estatura de un adulto (por lo general a los 13 años o más, para las chicas y 15 años o más, en los chicos)
  • Tienen problemas de salud serios asociados con el exceso de peso, de nuevo, diabetes tipo 2 o apnea obstructiva del sueño

¿Qué beneficios brinda este tipo de cirugía?

Aunque cada paciente es diferente y gran parte del éxito depende del tipo de dieta y de la cantidad de ejercicio que realicen después de la cirugía, mediante la pérdida rápida y considerable de peso, quienes se someten a la cirugía bariátrica podrían logran los siguientes beneficios:

Pero, ¡cuidado! No todo es color de rosa.

A pesar de lo que significa para los pacientes obesos poder al fin perder el exceso de peso, el procedimiento no deja de ser una cirugía, y como tal, tiene sus riesgos. Los siguientes son algunos de ellos:

  • Reacciones adversas a la anestesia
  • Sangrado
  • Infección
  • Coágulos
  • Problemas respiratorios

Pero además, existen otros riesgos a más largo plazo después de la cirugía que pueden variar de acuerdo al procedimiento que se emplee. Entre estas complicaciones y riesgos potenciales están:

  • Obstrucción intestinal, úlceras, cálculos biliares (piedras en la vesícula) y hernias
  • Anemia o deficiencias de nutrientes como la vitamina B, minerales como el hierro y el calcio y otras sustancias como el ácido fólico
  • Exceso de piel: la pérdida de mucho peso hace que la piel pierda elasticidad y “cuelgue” en pliegues que pueden resultar molestos y poco estéticos. La solución es la eliminación del exceso de piel mediante la cirugía plástica
  • Síndrome del “dumping” (o de bajada) que ocurre cuando el paciente o come mucho o consume alimentos muy ricos en azúcar. Entonces el estómago “vacía” el contenido del estómago rápidamente en el intestino delgado. Esto ocasiona sudores fríos, diarrea, vómitos, náusea y hasta desmayo
  • Lesiones en el bazo
  • Erosión de los tejidos: cuando con la cirugía se introduce un objeto extraño dentro del cuerpo (bandas o balones) se tiene el riesgo de que el objeto, con el roce, ocasione el desgaste de tejidos saludables adyacentes. Puede ocurrir, por ejemplo, cuando el paciente ingiere una comida excesivamente abundante después de la cirugía, o cuando una banda gástrica ha quedado demasiado ajustada
  • Perforación del estómago
  • Hipoglucemia

Ahora ya conoces las ventajas, los riesgos y algunos de los requisitos de la cirugía bariátrica y tendrás una mejor idea si te conviene o no. Como no todas las personas obesas son candidatas para este tipo de procedimiento, es muy importante hablar con tu médico y con el cirujano que revisarán tu caso y te explicarán en detalle el procedimiento que selecciones. Someterse a la cirugía bariátrica es una decisión importante que no debe tomarse a la ligera, ya que implica cambios drásticos en el organismo y en el estilo de vida futuro del paciente para que el resultado sea realmente positivo. Pero, sin duda, puede mejorar tu calidad de vida y hasta evitar un desenlace fatal. Si te comprometes a seguir una dieta balanceada, en las proporciones que te indique el médico, así como con un programa de ejercicios, tienes muchas probabilidades de éxito a tu favor. Infórmate bien y ¡suerte con la decisión!

 

Imagen © iStock / mstay

Comentarios