Comparte este artículo:

La coccidiomicosis podría causar fiebre, tos y dolor de pecho, entre otros síntomas ¿Te gustaría saber si la podrías tener? ¿Cómo se contrae? ¿Qué la causa? ¿Cómo se trata? y ¿Quién está en mayor riesgo? La detección temprana es importante ya que puede complicarse. Es endémica (o sea, su presencia es constante) en algunas regiones. Entérate.

La coccidiomicosis también conocida como “Valley fever”, “San Joaquín Valley Fever”, “desert rheumatism” o “California fever” es causada por un hongo llamado Coccidiodes immitis que vive en la tierra. Es una enfermedad característica del suroeste de Estados Unidos, de algunos lugares de México, Centro América y Sudamérica.

En Estados Unidos la zona endémica incluye el área sur: California, Arizona, Nevada, Nuevo México, Utah y Tejas. En México existen tres zonas endémicas: en el norte, al franja fronteriza comprendiendo a Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, además de Durango, Zacatecas y San Luis Potosí; otra zona, en el litoral del Pacífico incluye Sonora, Sinaloa y Nayarit, y la tercer zona incluye pequeñas zonas semidesérticas en Guerrero, Michoacán y Nayarit. Otras zonas endémicas menos importantes en Latinoamérica son: Guatemala, Honduras, El Salvador, Venezuela (Falcón, Lara y Zulia), Paraguay, Colombia (César, Magdalena y Güajira) Argentina (Patagonia y Chaco) y Brasil (Piaul).

Se contrae de inhalar las esporas del hongo. Las esporas se encuentran en el suelo y en el aire especialmente cuando el ambiente está seco y hay viento. La sequía es un ambiente ideal. Por eso se recomienda evitar estar en exteriores especialmente en días secos si hace aire. También se puede contraer al transportar material contaminado. No se contagia de una persona a otra.

Los casos de coccidiomicosis han aumentado significativamente en los últimos años en Estados Unidos. En este país, a nivel nacional, el aumento entre 1998 y 2011 de acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) fue de más del 850%, pero en 2011, en que hubo 22,000 casos, la mayoría de los casos se reportaron en California y en Arizona.

De hecho, en California, recientemente transfirieron a más de 3,000 prisioneros de dos prisiones en el área de San Joaquín ya que se habían reportado muertes debido a la enfermedad.

De acuerdo a algunas estadísticas recopiladas por el estado de California, hubo 197 casos de coccidiomicosis en 2013, y 2,450 entre 2008 y 2012. Incluso existen 58 demandas contra el sistema de prisiones de California de parte de varios prisioneros y ex-prisioneros que se contagiaron mientras estaban en la prisión.

Es más, se estima que alrededor de 150,000 personas adquieren la coccidiomicosis en Estados Unidos pero no se diagnostican ya que a veces puede dar síntomas parecidos a los de la gripe, y puede ser difícil de detectar. Pero es importante conocer, sospechar y diagnosticar la enfermedad tempranamente ya que en uno de cada 100 casos, la persona fallece. Y en las áreas de Fresno, Bakersfield, Merced, Stockton y otros lugares del Valle de San Joaquín, todos conocen a alguien que tiene o ha padecido la coccidiomicosis.

En la región del Valle de San Joaquín varias personas han muerto debido a ella. Su aumento se correlaciona con la sequía y las tormentas de arena. Las alergias y el asma también han aumentado en esta área. Las personas con que trabajan en exteriores (los agricultoresy los que trabajan en construcción) son los que tienen más posibilidades de contraerla. Pero cualquiera puede adquirirla. Por alguna razón que se desconoce, tiende a afectar con más fuerza a los afroamericanos y a los asiáticos ; a las personas de la tercera edad y/o que tienen su sistema inmunológico (de defensa) bajo (incluyendo a las personas con VIH/SIDA) y a las mujeres en el tercer trimestre del embarazo. Estos grupos son los que tienden a tener complicaciones con más frecuencia.

En una visita reciente a Fresno, California, en que tuve la oportunidad de conocer a varios miembros de la comunidad, una de las Alcaldes de la región había padecido coccidiomicosis y ahora sufría de asma crónicamente y un miembro de un Consejo Escolar había fallecido debido a ella.

Los síntomas de la coccidiomicosis pueden incluir:

En la mayoría de los pacientes con infección por coccidiomicosis la infección primaria es en los pulmones. En un 60 a 65% de los casos no da síntomas.

Cuando es aguda: (Parecida a una gripe o influenza).

  • Fiebre
  • Tos
  • Dolor de pecho
  • Escalofríos y/o sudoración
  • Cansancio
  • Dolor en las articulaciones
  • Dolor de cabeza

Los síntomas aparecen 1 a 4 semanas después de estar expuestos al hongo. Se resuelve típicamente en cuestión de semanas (pero el cansancio puede durar meses). La mayoría de los pacientes no tienen secuelas.

Puede ser una presentación más compleja con:

  • Erupción o salpullido característicos

Cuando es crónica:

  • Fiebre
  • Tos
  • Pérdida de peso
  • Dolor de pecho
  • Sangre con la expectoración
  • Nódulos en la radiografía de los pulmones

Cuando se disemina a otra(s) parte(s) del cuerpo depende de la parte que se trate:

  • Lesiones, úlceras o nódulos en la piel
  • Inflamación y dolor en las articulaciones (pueden ser las rodillas y los tobillos)
  • Lesiones en los huesos, la columna y/o el cráneo
  • Meningitis (si hay infección en las membranas que recubren la médula espinal y el cerebro)

Cualquier parte del cuerpo puede estar involucrada (cualquier órgano). Aunque el hongo tiene a preferir los pulmones, la piel y los tejidos blandos, las articulaciones y las meninges.

El diagnóstico se hace midiendo los anticuerpos contra el hongo de la sangre o aislando al hongo de la expectoración.

El tratamiento es a base de medicinas contra los hongos. Como fluconazole o itraconazole. En los casos más severos se empieza con una medicina que se puede dar en forma intravenosa (anfotericina B). Hay algunas medicinas nuevas para infecciones más serias (voriconazole y posaconazole). Desgraciadamente todos tienen efectos secundarios. Y la coccidiomicosis a veces puede reactivarse (si el sistema de defensa se debilita, como la tuberculosis) y, en algunos casos, requiere tratamiento de por vida. A veces, también se requiere cirugía para eliminar la infección de la piel o las articulaciones. Sospecharla es muy importante.

Un dato interesante es que, a pesar de que en 2009 sólo hubo 720 casos del Virus del Nilo Occidental y 12,926 casos de coccidiomicosis a nivel nacional en Estados Unidos, o sea, muchas menos personas estuvieron afectadas por el virus que por el hongo cada mes, las agencias federales en ese país decidieron tener una campaña dedicada al Virus del Nilo Occidental y publicaron información en 11 idiomas. Además, los Institutos Nacionales de la Salud, no han proporcionado dinero para que se haga investigación para coccidiodomicosis durante décadas. Esperemos que se inviertan más recursos en la prevención (que en parte se asocia con la sequía) y el tratamiento y con campañas para que las personas que están en riesgo puedan protegerse y puedan ir al médico y recibir tratamiento lo antes posible.

Si vives en un área en donde tú, tu familia y/o tus amigos podrían estar en riesgo de estar expuestos a las esporas de la coccidiomicosis, pasa la voz y procura protegerte usando una mascarilla, permaneciendo en interiores en los días secos con viento, mojando la tierra antes de excavar y manteniendo las puertas y las ventanas cerradas.

 

Imagen © iStock / Royer

Comentarios