la depresión
Comparte este artículo:

No importa lo que la cause, la depresión es un problema de salud mental que requiere tratamiento. Los cambios políticos en Estados Unidos han aumentado el número de casos de depresión en este país. Es importante la detección temprana para poder actuar. Cuando no se trata, la depresión puede tener consecuencias negativas muy significativas para la persona que la padece y para sus familiares. Aprende los síntomas y las terapias. Y por qué no debes temer buscar ayuda.

Paula y Joaquín, como muchas personas, se vinieron a Estados Unidos hace 15 y 13 años de México respectivamente, buscando trabajo y una mejor vida. Ambos lograron conseguir trabajo, se conocieron en Fresno, California y se casaron hace 12 años. Han tenido 2 niños que van a la escuela y se sentían bendecidos y contentos por la oportunidad de haber conseguido trabajos honestos que les proporcionaban un lugar donde vivir, la posibilidad de mantenerse y mantener a su familia y educar a sus hijos. Esta felicidad y tranquilidad desgraciadamente desapareció de la noche a la mañana desde que cambió la presidencia este año y con eso, la política en cuanto a inmigración.

Paula y los niños han estado muy angustiados ya que todos en la comunidad hablan acerca de esto. Los niños tienen miedo de ir a la escuela y encontrarse solos al volver a su casa porque una redada se lleve a sus padres. Tanto Paula como Joaquín tienen miedo de salir de la casa también, pero no tienen opción… tienen que salir a trabajar para poder pagar la renta, la comida y los gastos de la familia. Por otro lado, también tienen miedo que en algún momento si no se los llevan en una redada, los vayan a despedir. Y Joaquín especialmente, está muy preocupado porque sabe que su depresión ha hecho que no esté funcionando tan eficientemente en el trabajo. Hay días que no tiene fuerzas para pararse de la cama para ir a trabajar, no tienen dinero para ver a un médico y el problema cada día es peor. Él que era como un cascabel de alegre…está cada vez peor. Paula está muy preocupada y con razón. La depresión es una enfermedad para la cual hay tratamiento, pero ellos no quieren ir a una clínica o un hospital porque tienen miedo de que allí les pregunten si son ciudadanos y los vayan a deportar.

Los casos de depresión y otros problemas de salud mental como angustia han aumentado recientemente en Estados Unidos a raíz de los cambios políticos. Quiero hablar de la depresión para que puedas identificarla, porque existe tratamiento y porque quiero que sepas que si vas a una clínica o a un hospital no te van a preguntar tu estado migratorio y no están conectados con las autoridades de migración. Los proveedores de salud y los médicos te pueden ayudar y afortunadamente son independientes de las autoridades de migración. Así que si necesitas cuidados médicos, es importante que procures obtenerlos. Todavía existen algunas clínicas que pueden proporcionártelos de acuerdo a tus posibilidades, y desde luego, si calificas para cobertura de salud (Medi-Cal o Medicaid) te pueden ayudar para que la obtengas (al menos mientras continúe Ley de Asistencia Asequible (conocida como ACA por sus siglas en inglés) que en este momento cubre todos los servicios de salud mental. Más adelante te digo a dónde puedes llamar para más información.

Lo que sucede es que todos nos sentimos tristes de vez en cuando, pero la depresión es algo diferente.  La depresión causa sentimientos de tristeza y perdemos el interés por las cosas o las actividades que disfrutábamos antes. Puede causar una variedad de problemas emocionales y físicos al punto en que afecta la habilidad de la persona de funcionar en su trabajo y en su casa. Obviamente puede tener diferentes grados de intensidad.

Los síntomas de la depresión

Pueden incluir cambios en:

  • la autoestima
  • el nivel de energía
  • la habilidad de concentrarse
  • el apetito (se puede tener más o menos hambre)
  • los patrones de sueño (se puede tener dificultad para conciliar el sueño, se puede dormir más, se puede estar cansado)
  • la actividad de la persona (puede estar agitada o inactiva)
  • cómo se siente físicamente (puede tener algunas molestias físicas causadas por la depresión, como dolor de cabeza, dolor de estómago, etc.)

El diagnóstico lo debe establecer un médico. Generalmente los síntomas deben durar dos semanas o más. Existen varios grados de depresión, puede ser desde ligera hasta severa.

Los tratamientos para la depresión

Los tratamientos para la depresión incluyen:

  • La psicoterapia en la que hay diferentes estilos de tratamientos y especialistas
  • Existen diferentes medicamentos antidepresivos de varios grupos distintos. A veces es necesario probar diferentes dosis de uno o dar combinaciones para ver cuál funciona mejor. Es importante que la persona entienda que toma varias semanas para que los medicamentos logren tener su mejor efecto y es necesario tener un poco de paciencia. A veces, algunos tienen algunos efectos secundarios que desaparecen a medida que la persona continúa tomándolos. Algunos no se deben suspender de golpe. Es importante hablar con el médico para entender todas estas cosas y no tener expectaciones que no son realistas.

Independientemente del tratamiento que se utilice inicialmente, el ejercicio siempre ayuda para la depresión. El comer una alimentación sana y balanceada también ayuda. A muchas personas la meditación o rezar les ayuda también (pero este generalmente no es el tratamiento). Para las personas en quienes la falta a la exposición a la luz haya sido un componente de la depresión, la terapia con luz puede ser útil. En casos muy severos que no responden a psicoterapia y medicamentos, los tratamientos con electrochoques (ECT, por sus siglas en inglés) o estimulación magnética transcraneana podría ser una opción.

Es interesante que los estudios previos, como uno reportado en Archives of General Psychiatry en abril del 2011 han mostrado que los inmigrantes mexicanos que vienen a Estados Unidos tendían a tener menos riesgo de desarrollar enfermedades psiquiátricas (como ansiedad o depresión) comparado con los méxico-americanos nacidos en Estados Unidos. La población que llegaba de México tendía ser una población saludable. Desgraciadamente las presiones a los que se les está sometiendo quizá cambie estas estadísticas si se realizara un estudio ahora.

Los cuidados de salud mental y el seguro de salud

Si estás padeciendo de ansiedad y/o depresión y tienes cobertura de salud de cualquier tipo, aprovecha. Cuando se pasó la Ley de Cuidados de Salud a Bajo Costo (o ACA), los seguros por ley tenían que cubrir los servicios de salud mental. Ahora que están surgiendo los cambios a esta ley, es posible que esta cobertura también desaparezca. Mantente informado, si puedes, habla con tus legisladores para que se mantengan estos servicios y otras de las ventajas de ACA.

Y recuerda, si todavía no tienes cobertura y vives en Estados Unidos, quizá podrías calificar con las opciones de cobertura médica para personas de bajos ingresos para Medi-Cal o Medicaid ahora. Obtén información en una agencia de departamentos humanos de tu localidad. Si vives en California puedes obtener información en www.CoveredCalifornia.com/es, en el resto del país visita https://www.cuidadodesalud.gov/es/

También puedes visitar el intercambio de seguros médicos de tu estado. En California puedes ir a www.CoveredCA.com/es o llamar al 1-800-300-0213. Los centros comunitarios de salud en tu comunidad podrían ayudarte a tener acceso a servicios médicos si no calificas para un programa de cobertura de salud, en California podrías encontrar un centro de salud en www.californiahealthplus.com.

La depresión puede afectar a cualquiera independientemente de su sexo, su edad o su posición socioeconómica. No se debe a debilidad de carácter, es una enfermedad. No te desanimes, aún los casos severos de depresión se pueden tratar. Un especialista calificado te puede ayudar.

 

Imagen © iStock / aldomurillo

Comentarios