Comparte este artículo:

iStock_000015683281Illustra_Kudryashka

Un estudio nuevo confirma la evidencia que se conocía: la llamada dieta DASH — que entre otras cosas recomienda consumir diariamente varias porciones de frutas y vegetales y tres porciones de lácteos bajos en grasas — puede ayudar a mantener una buena salud, en especial la del corazón.

La dieta DASH, que se conoce desde hace más de una década, es un plan alimenticio que busca ayudar a reducir y controlar la presión arterial. De allí su nombre, que corresponde a las iniciales de Dietary Approaches to Stop Hypertension, que en español se traduce como Enfoque dietético para detener la hipertensión.

Gran parte del éxito de las dietas DASH se debe a que — a diferencia de otras — no es extremadamente restrictiva sino que, por el contrario, incluye una variedad de alimentos de todos los grupos, como frutas, vegetales, carnes magras, pescado, pollo, lácteos bajos en grasa, azúcar en pequeñas cantidades, granos y cereales integrales y nueces. Al mismo tiempo, controla la cantidad de las porciones que se deben comer al día (teniendo en cuenta los nutrientes necesarios para mantenerse saludable sin excederse con las calorías) e incluye menores cantidad de sodio (sal) y más alimentos con calcio, magnesio y potasio, que funcionan como diuréticos y ayudan a que el cuerpo elimine más sal.

Con toda esa variedad permitida, hay estudios que demuestran lo efectiva que puede resultar la dieta DASH para reducir la presión arterial, así como para prevenir la osteoporosis, las enfermedades del corazón, la apoplejía (accidente cerebrovascular o derrame cerebral) y la diabetes, y hasta la han relacionado con una disminución del riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Ahora, un nuevo estudio que ha sido presentado en una reunión de la Sociedad Americana contra la Insuficiencia Cardíaca, que se realizó en septiembre en Orlando, Estados Unidos, añade nuevas evidencias que indican que la dieta DASH puede bajar drásticamente la presión arterial y mejorar la salud del corazón en pacientes con un tipo común de falla cardíaca (insuficiencia cardíaca) conocida como “diastólica”, que le ocurre a más de la mitad de los adultos mayores con insuficiencia cardíaca.  Esta se produce porque el corazón se endurece y no puede bombear suficiente sangre.

Para este estudio, los investigadores les pidieron a los participantes (la mayoría de ellos de entre 60 y 70 años de edad) que siguieran una versión más estricta de la dieta DASH, llamada DASH-Sodio, que reduce aún más la cantidad de sal aceptada en la alimentación. Para ello, los voluntarios aceptaron seguir esta dieta y comer sólo las comidas que les preparaban siguiendo este objetivo en la Unidad de Investigación Clínica de la Universidad de Michigan, que no excedían los 1,150 miligramos (mg) de sodio por día (muy por debajo del consumo diario de sodio en los Estados Unidos, que alcanza los 4,400 mg en los hombres y los 3,300 mg en las mujeres).

Así, luego de 21 días de seguimiento, los investigadores detectaron que los participantes mostraron una disminución en sus niveles de presión arterial similares a los que se obtienen tomando medicinas contra la presión alta.

Recuerda que la presión arterial se mide en milímetros de mercurio (mm Hg), obteniendo dos números: la presión sistólica, que representa la presión generada por el corazón cuando bombea sangre al resto del cuerpo (el primer número), y la presión diastólica, que es la presión que se ejerce en los vasos sanguíneos entre los latidos cardíacos (el segundo número).

Se considera que la presión arterial (o tensión arterial) es normal cuando la presión sistólica es menor que 120 mm Hg y la diastólica, menor que 80 mm Hg. Las personas con presión sistólica entre 120 y 139 o con presión diastólica entre 80 y 89 tienen pre-hipertensión.  Cuando la presión sistólica es superior a 140 y la diastólica es mayor de 90, se trata de hipertensión o presión arterial alta y es importante que hagas algo para controlarla.

Esto es así porque la presión alta puede dañar a varios órganos como al cerebro, los ojos, el corazón y los riñones, además de a las arterias de todo el cuerpo. Y si tienes presión alta que no ha sido diagnosticada o si no la controlas adecuadamente, estás en mayor riesgo de tener un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular o insuficiencia renal.

Para controlarla, el médico puede recetarte medicinas, que seguramente deberás acompañar con una dieta adecuada. Ahora ya lo sabes, la dieta DASH es variada y puede ayudarte con este objetivo. No dejes de conversar con tu médico sobre esta alternativa, para que pueda indicarte la manera correcta de modificar tu alimentación, de acuerdo a tu condición de salud.

Imagen © iStockphoto.com / Kudryashka

Comentarios