Comparte este artículo:

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) literalmente quita el aliento y es causa principal de muerte en Estados Unidos. La EPOC abarca un grupo de enfermedades pulmonares que restringen el flujo del aire durante la exhalación, dificultando la respiración, y entre ellas están la bronquitis crónica y el enfisema. La mayoría de personas con EPOC padece ambas enfermedades.   

La Mayo Clinic ofrece una revisión de la EPOC y menciona sus causas, síntomas y alternativas de tratamiento.

Causas: La EPOC normalmente se atribuye a la exposición al humo del tabaco y a irritantes del aire durante un período prolongado. Lo más frecuente es que se presente entre las personas que fumaron durante mucho tiempo.

Síntomas: La falta de aire constante y la tos crónica que dura más de tres a seis semanas podrían ser señales de la EPOC. Otros síntomas podrían ser la sibilancia (jadeo), la opresión en el pecho y la producción de esputo o flema. Los síntomas por lo general avanzan lentamente, siendo más lento entre quienes dejaron de fumar y más rápido entre quienes continúan fumando.

Diagnóstico: La clave para diagnosticar la EPOC son las pruebas de la función pulmonar, en las que el paciente sopla dentro de un dispositivo llamado espirómetro para medir cuánto aire exhalan los pulmones y cuán rápido lo hacen. Este método también permite controlar la idoneidad del tratamiento.

Tratamiento: Los médicos recomiendan tratar la EPOC para minimizar cualquier daño posterior, controlar los síntomas y prevenir un empeoramiento repentino, conocido como exacerbación. Sin un tratamiento oportuno, las exacerbaciones podrían conducir a la insuficiencia pulmonar y a la necesidad de hospitalizar al paciente.

El primer paso en el tratamiento es eliminar la exposición a los irritantes pulmonares, entre ellos, el humo del tabaco. Los pacientes que dejan de fumar presentan menos síntomas y podrían ver una ligera mejoría en su función pulmonar. La actividad física también es sumamente importante, porque las investigaciones demuestran que las personas con EPOC que hacen ejercicio se encuentran bien en general.

Otros tratamientos podrían incluir lo siguiente:

  • Broncodilatadores, entre ellos, el albuterol, el ipratropium (Atrovent) y otros que relajan los músculos alrededor de las vías respiratorias.
  • Corticosteroides inhalados para disminuir la inflamación de las vías respiratorias y prevenir las exacerbaciones repentinas.
  • Antibióticos para combatir las infecciones respiratorias y que además ayudan a prevenir los brotes de EPOC.

El daño sufrido por los pulmones debido a la EPOC no se puede revertir completamente ni con el tratamiento, pero cuando la enfermedad se detecta pronto, controlarla mejora los síntomas y la supervivencia del paciente.

Para más información de la Mayo Clinic haz clic en el logotipo:

mayo_clinic__logoCopyright © 2013 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados.

Imagen © iStockphoto.com / Johnrob

Comentarios