Comparte este artículo:

La estimulación magnética transcraneana (TMS, por sus siglas en inglés) aplica breves impulsos electromagnéticos poderosos para alterar las vías de comunicación cerebrales y es una nueva alternativa para el tratamiento de la depresión que no responde a la terapia normal. La Mayo Clinic nos habla sobre la estimulación magnética transcraneana, su eficacia y el tipo de pacientes que podría beneficiarse con esta terapia.

La depresión generalmente se trata bien con antidepresivos combinados con terapia psicológica, pero alrededor del 20 por ciento de quienes sufren depresión no toleran bien los fármacos o el efecto de éstos no es suficiente para provocar la remisión de la enfermedad. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó el empleo de la estimulación magnética transcraneana en las personas que hayan completado un intento infructuoso con antidepresivos y terapia.

Los pacientes permanecen despiertos y alertas mientras se les aplica la estimulación magnética transcraneana y el tratamiento no interfiere con su capacidad de conducir ni trabajar. A diferencia de la terapia electroconvulsiva, que es otra alternativa para la depresión difícil de tratar, la intención de este tratamiento no es provocar convulsiones y tampoco ocasiona problemas con la memoria.

La estimulación magnética transcraneana requiere cierta inversión de tiempo porque una cita normal dura aproximadamente una hora. La terapia se administra cinco días a la semana, durante cuatro a seis semanas. Es importante cumplir con el horario, porque los beneficios podrían no aparecer sino hasta más adelante en el tratamiento. Es posible que algunos seguros médicos no cubran el costo de la terapia de estimulación magnética transcraneana.

Los estudios demuestran la presencia de cierta reducción de síntomas en el 50 a 60 por ciento de las personas sometidas a la estimulación magnética transcraneana, y el tratamiento conduce a la remisión de los síntomas de depresión en aproximadamente 30 a 40 por ciento de las personas.

Después de la aplicación exitosa de la estimulación magnética transcraneana, es necesario realizar un poco de terapia de mantenimiento, que por lo general consiste en un tratamiento con antidepresivos y terapia psicológica. Un estudio que analizó la durabilidad del tratamiento con la estimulación magnética transcraneana descubrió que la terapia de mantenimiento con antidepresivos y terapia psicológica mantuvo la mejora en alrededor del 52 por ciento de los participantes en el estudio. Si bien los síntomas empeoraron en aproximadamente 38 por ciento, la mayoría de ellos recuperó la remisión después de más sesiones de estimulación magnética transcraneana. Alrededor del 10 por ciento de los participantes en el estudio presentó recaída en los síntomas de depresión.

Sigue en curso la investigación para determinar si algunos posibles cambios en la administración de la estimulación magnética transcraneana ofrecerían mejores resultados.

mayo_clinic__logoPara más información de la Mayo Clinic haga clic en el logotipo:

Copyright © 2014 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados. 

Imagen © Thinkstock / pixologicstudio

Comentarios