Comparte este artículo:

No dormir bien afecta el ánimo de cualquiera. También nos hace sentirnos más irritables y nos impide concentrarnos bien. Además, en los adultos mayores, aumenta sus niveles de estrés. En este artículo te cuento sobre un estudio reciente que así lo corrobora y te doy ideas para combatir el estrés.

Cuando se superan los 60 años, muchas personas se encuentran ante nuevas situaciones que fácilmente pueden causarles estrés. Tal vez se hayan retirado y ahora no sepan qué hacer con su tiempo o no sepan manejar sus finanzas, es probable que hayan perdido a su esposo(a) o compañero de vida, puede ser que se enfrenten con algún problema de salud que no los deje dormir tranquilamente. Pero, como en un círculo vicioso, es precisamente la falta de sueño la que agrava la respuesta del cuerpo ante el estrés en los adultos mayores.

¿Qué tiene que ver el sueño con el estrés? Un estudio reciente realizado por unos psiquiatras del Centro Médico de la Universidad de Rochester en Estados Unidos, determinó que cuando se encuentran frente a situaciones estresantes, los adultos mayores que duermen mal tienen altos niveles de un marcador que se asocia con la inflamación. Dicho marcador, conocido con el nombre de interleuquina 6 (IL-6) también está ligado a otros problemas de salud tales como la diabetes, las enfermedades del corazón y algunos problemas psiquiátricos.

Todo parece indicar que la falta de sueño hace que el organismo active la respuesta fisiológica del estrés conocida como “lucha o huída”. Para el estudio, los investigadores analizaron el comportamiento ante el estrés de 45 mujeres y 38 hombres con una edad promedio de 61 años. En general, los participantes reportaron tener buena salud, pero el 27 por ciento de ellos dijo que no dormía bien. Así, se encontró que en ellos había más síntomas de depresión, soledad y estrés en general.

En la fase inicial del estudio, los niveles de IL-6 no variaban entre los que dormían bien y los que dormían mal. Pero luego de que se les puso a prueba con ciertos mecanismos orientados a estresarlos, los niveles del marcador IL-6 aumentaron mucho más en el grupo de adultos que tenían más problemas para dormir.

La falta de sueño, según el estudio, afecta la manera en que el sistema inmunológico responde al estrés, lo que causa más inflamación y pone a estas personas en riesgo de sufrir problemas de salud mental y física.

Si estás en esta etapa de tu vida, donde ahora te estresa sentirte dependiente de otros y te frustra ver que ya tu cuerpo no responde como antes, no te dejes caer en un abismo de depresión. ¿Qué pueden hacer las personas mayores para reducir su estrés?

  • Hablar de lo que sienten. Tal vez es buena idea hacerse miembro de algún grupo de apoyo para compartir experiencias.
  • Realizar actividades que los pongan en contacto con otras personas y los hagan sentirse útiles (ser voluntario, unirse a un club, practicar algún deporte, ir al gimnasio, tomar alguna clase o curso).
  • Encontrar un hobby o pasatiempo que no les cause estrés financiero, sino que los distraiga y los apasione.
  • Practicar yoga, meditación y ejercicios de respiración.
  • Llevar una dieta saludable.

Todos envejecemos y es importante aceptar esta etapa de la vida y tratar de disfrutarla en la medida en que nuestro cuerpo lo permite. Asimismo, recuerda que todo está en tu mente. Así que piensa positivo y no te dejes agobiar por asuntos que de seguro tienen solución.

Relájate y trata de dormir lo más que puedas. Y en caso necesario, consulta con tu médico si sientes que te hace falta descansar un poco más y hay algo que él o ella pueda hacer para ayudarte.

 

Imagen © iStock / drbimages

Comentarios