Comparte este artículo:

Cuando se habla de la gripe, lo primero que se nos viene a la mente son los niños de corta edad, pero los adolescentes también están en riesgo. Ellos lo quieren hacer todo: viven hablando por teléfono celular; se acuestan tarde; tienen muchísima tarea, actividades después de la escuela y una vida social muy agitada; todo en 24 horas. Además, tal vez no estén consumiendo la cantidad de verduras necesarias. Créase o no, estas actividades los ponen en riesgo de contraer la gripe. Es más, desde agosto del 2009, los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) han reportado 88 muertes de niños entre 12 y 17 años, y la gripe H1N1 del 2009 continúa en circulación. Aquí te damos algunos consejos para que tu hijo adolescente esté protegido:

Se lista al empacar: ¿Recuerdas cuando tu hijo era pequeñito y llenabas el auto de bocadillos? Aunque todavía es importante que tus hijos adolescentes se alimenten bien, pon gel desinfectante en el auto, en el maletín para gimnasia y también en la mochila.

Mantenlos hidratados y activos: Incentiva a tus hijos adolescentes para que se desconecten de Internet y pasen más tiempo con sus amigos de carne y hueso. ¡Y recuérdales que deben tomar mucha agua! De esta manera, podrán combatir los efectos de la enfermedad.

Que no compartan el teléfono celular: Los adolescentes viven en el teléfono, ya sea hablando, enviando mensajes de texto o trinando en Twitter. Además, cuando están con sus amigos, es muy común que lo compartan. ¡Los adolescentes no se dan cuenta, pero el contacto de oído a oído y boca a boca por medio del celular facilita la propagación de los gérmenes con rapidez! Pídele a tu hijo que no comparta el teléfono para prevenir la gripe.

Envíalos a su habitación: No queremos ser crueles, pero si tu hijo se enferma de la gripe estacional o la H1N1 del 2009, debes hacer todo lo posible para que el resto de la familia se mantenga saludable. Elije un cuarto como “la habitación para los enfermos” y limpia las superficies sólidas frecuentemente con paños desinfectantes para ayudar a prevenir la propagación de gérmenes. Esto también significa que tu hijo no debe ir a la escuela hasta que no tenga fiebre por 24 horas. (La fiebre debería pasar sin medicamentos, pero seguro que a tu hijo no le molestará quedarse en casa). De verdad que no le molestará.

Recuerda lo básico: Asegúrate de que tu hijo se vacune contra la gripe estacional y la gripe H1N1, pero tampoco olvides lo que los padres les han repetido a sus hijos adolescentes por años: haz ejercicio, abrígate si hace frío y duerme lo necesario para que tu organismo pueda combatir los efectos de la gripe de temporada y de la gripe H1N1 del 2009.

*Fuente: Informe de vigilancia semanal CDC FluView (en inglés): 2009-2010 Influenza Season (Temporada de la gripe 2009-2010). Semana 4, que termina el 30 de enero del 2010 (http://www.cdc.gov/flu/weekly/)

Comentarios