Comparte este artículo:

La dehidroepiandrosterona, conocida como DHEA, es una hormona producida naturalmente por el cuerpo en las glándulas suprarrenales, la cual disminuye a medida que envejecemos. Se ha dicho que los suplementos de DHEA pueden evitar el envejecimiento al incrementar la masa muscular y la masa ósea, entre otras propiedades. Sin embargo, las afirmaciones sobre que esta hormona detiene el paso del tiempo, parecen estar en tela de juicio. Aquí te cuento más acerca de si la DHEA tiene o no el secreto de la eterna juventud.

No hay duda de que todos los seres humanos tenemos una gran inclinación hacia descubrir cuál es el secreto de la eterna juventud. Las cremas contra las arrugas, los procedimientos cosméticos y los suplementos son una especie de aliados para poder revertir, aunque sea un poco, los efectos del paso del tiempo en nuestro cuerpo.

Los suplementos que contienen hormonas como la dehidroepiandrosterona o DHEA se volvieron populares para lograr este objetivo. En los Estados Unidos, los suplementos que contienen DHEA en su forma sintética se venden en pastilla y como un suplemento a la dieta. En otros países en cambio, se venden sólo con receta médica.

Pero, ¿qué es la DHEA y qué tiene que ver con evitar el envejecimiento? Es una hormona producida por las glándulas suprarrenales, la cual, a su vez, ayuda en la producción de otras hormonas como el estrógeno y la testosterona. A la DHEA se le atribuyen propiedades benéficas como:

  • Mejorar la habilidad para pensar y retrasar el progreso de la enfermedad de Alzheimer
  • Aumentar la masa muscular, la energía y la fuerza
  • Combatir la disfunción eréctil
  • Ayudar con los síntomas de la menopausia
  • Aumentar la lubricación y el deseo sexual en las mujeres
  • Tratar enfermedades como el lupus, la osteoporosis, la esclerosis múltiple, la depresión, la enfermedad de Addison (niveles bajos de las hormonas esteroides: glucocorticoides y mineralocorticoides), la esquizofrenia e incluso para retrasar la aparición de los síntomas de Parkinson.
  • Prevención de enfermedades del corazón, el cáncer de mama, la diabetes y el síndrome metabólico.

Primero, no todos estos beneficios son ciertos, en algunos casos se sospecha por estudios que se han realizado que la DHEA posiblemente no es eficaz o no se tiene evidencia para atribuirle esos beneficios y segundo, el hecho de tomar suplementos que contienen esta hormona no contrarrestar el envejecimiento.

Se cree que posiblemente sea eficaz para:

  • La esquizofrenia.
  • Mejorar la habilidad de tener una erección siempre que no se deba a diabetes o a una neuropatía.
  • Mejorar el lupus cuando se toma junto con los tratamientos convencionales.
  • Para mejorar la apariencia de la piel en la tercera edad.
  • Para mejorar la osteopenia y la osteoporosis.

Ahora, es un hecho que los niveles naturales del DHEA están en su nivel más elevado en los adultos jóvenes y van bajando a medida que envejecemos. Y es entonces cuando se empiezan a ver las consecuencias relacionadas con los niveles bajos de la hormona como disminución de la masa muscular y la densidad ósea, así como detrimento de algunas capacidades cognitivas.

Teniendo esto en cuenta, parecería lógico que tomar suplementos de DHEA ayudaría a contrarrestar dichos síntomas del envejecimiento. Sin embargo, ninguna investigación científica ha comprobado que sea así.

Específicamente, un estudio realizado por la Clínica Mayo en el año 2006 se enfocó en analizar los beneficios de tomar suplementos de DHEA en adultos mayores durante dos años, y no encontró ninguno relacionado concretamente con el efecto contra el envejecimiento. Aunque los niveles de la hormona DHEA subieron al nivel de las personas jóvenes, no se encontraron diferencias en quienes tomaron suplementos y quienes no en cuanto a masa corporal, rendimiento físico, sensibilidad a la insulina o calidad de vida.

Otro estudio realizado por la misma Clínica Mayo en el 2008 encontró que las mujeres post menopáusicas que hacían ejercicio no se beneficiaron por el hecho de tomar suplementos de DHEA. En general, se necesitan más investigaciones que comprueben los efectos de dicha hormona en la fortaleza y resistencia muscular en los adultos mayores.

Tampoco hay estudios formales que hablen de los efectos a largo plazo de tomar suplementos de DHEA. Incluso se habla de que debido a que incrementa los niveles de las hormonas sexuales, su consumo puede estar ligado al aumento del riesgo de ciertos tipos de cáncer como el de próstata y del seno.

En resumidas cuentas, la DHEA no es una alternativa milagrosa para combatir el envejecimiento. Si bien es beneficiosa para ciertas condiciones y en determinadas circunstancias, no hay evidencias científicas que respalden la idea de que pueda hacer reversibles los efectos del paso del tiempo en el cuerpo y en la salud.

Con toda esta información a la mano, es mejor que consultes con tu médico antes de tomar suplementos de DHEA por tu cuenta (en los países en donde se consigue sin receta médica), pues sólo un especialista puede analizar tu caso y aconsejarte. Pero no esperes efectos milagrosos. Esta hormona no va a detener el paso del reloj.

Imágen © iStockphoto.com / Stefano Lunardi

 

Comentarios