Comparte este artículo:

Una nueva investigación ha comprobado la eficacia de un método para combatir la alergia al huevo, aunque por el momento se trata de experiencias en el laboratorio que todavía no pueden aplicarse al público en general. Aquí te contamos de qué se trata este descubrimiento y consejos para actuar si alguno de tus hijos es alérgico a algún  alimento.

Lo que para muchos es un plato sabroso, para algunos puede representar un verdadero trastorno y puede convertirse en un problema que les quita el sueño a los padres y los niños. Estamos hablando de las alergias, que en general son molestas, pueden ser peligrosas y frecuentemente difíciles de eliminar.

Una alergia es una reacción del sistema de defensas (sistema inmunológico) del organismo ante sustancias comunes, que en general no les provocan problemas a la mayoría de las personas. Así, por ejemplo, algunos niños pueden tener sarpullidos (erupciones), picazón, estornudos y hasta ataques de asma producidos por alergias al polen, al polvo, al pelo de los animales, a las picaduras de los insectos o a algún alimento.

El acostumbrarse a vivir con una alergia puede ser igualmente tedioso y complicado: los niños deben cuidarse del polvo, de las mascotas y de algunos ingredientes que no sólo les gustan sino que abundan en muchas comidas, como el maní o cacahuate y el huevo. Imagínate a todo lo que tienen que renunciar con tal de evitar una reacción alérgica y el peligro que corren si por equivocación o desconocimiento ingieren un alimento que contiene el alérgeno (eso a lo que son alérgicos).

Por eso las investigaciones sobre este tema no se detienen. Con anterioridad te habíamos contado sobre una investigación que sugería un posible método que podría ayudar a disminuir la alergia al cacahuate o maní, administrando pequeñas cantidades de extracto de maní debajo de la lengua de la persona alérgica, de manera controlada y durante un período de tiempo determinado.

De manera similar, otro grupo de investigadores ha tratado de encontrar la forma de vencer otra de las alergias alimenticias comunes, en este caso al huevo, dando pequeñas cantidades de la sustancia que provoca la alergia y aumentándola poco a poco.

Para lograrlo, unos científicos de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill incluyeron a 55 niños de 5 a 11 años de edad que tenían alergia al huevo y los dividieron en dos grupos. Uno de los grupos recibió lo que se denomina inmunoterapia oral y el otro un tratamiento de tipo placebo (en el que recibían algo que se veía igual pero no tenía ningún componente activo).

Luego de 10 meses, más de la mitad de los niños que habían recibido inmunoterapia oral pasaron la prueba de consumir cinco gramos de polvo de huevo blanco y fueron considerados desensibilizados. Por el contrario, ninguno de los niños que recibió el tratamiento con el placebo mostró mejoras.

Estos resultados fueron publicados en la edición del 19 de julio del New England Journal of Medicine. Allí, además, los investigadores detallan que luego de 22 meses, el 75 por ciento de los niños que recibieron el tratamiento de inmunoterapia oral habían pasado la prueba de 10 gramos de polvo de huevo blanco.

Si bien estos resultados son prometedores, el estudio fue limitado y todavía el método no se usa como tratamiento para todos los niños. Por lo mismo, es peligroso probar esto en casa, ya que puede provocar reacciones alérgicas que a veces hasta pueden poner en riesgo la vida.

En general, las reacciones alérgicas a los alimentos se producen a los pocos minutos de haberlos ingerido. Sólo en raras ocasiones aparecen luego de algunas horas. Sus síntomas pueden ser desde leves hasta graves e incluyen secreciones nasales, picazón de la piel, erupción o ronchas, hormigueo en la lengua o en los labios, opresión en la garganta, voz ronca, silbidos con la respiración, tos, náuseas, vómitos, dolor estomacal y/o diarrea. En los casos severos cuando causa lo que se conoce como anafilaxia, puede causar: dificultad para respirar, mareo, pérdida de la consciencia y puede causar la muerte. Se vuelve una emergencia médica.

A veces, las reacciones del cuerpo frente a las comidas no son alergias provocadas por el sistema de defensas, sino que se trata de algo que realmente es una “intolerancia alimenticia”, que en general no es grave y es diferente. Las reacciones alérgicas a los alimentos sí pueden causar complicaciones graves que, como mencioné anteriormente, hasta pueden provocar la muerte.

El huevo, (junto con el cacahuate o maní, los frutos secos y la leche) es uno de los alimentos principales que puede ocasionar reacciones en los niños. Por eso se continúan buscando soluciones para evitarlas o combatirlas, aunque todavía no exista un tratamiento efectivo contra las alergias alimenticias.

Mientras tanto, si tú o tu hijo son alérgicos a algún alimento, puedes seguir estos cuidados para evitar reacciones no deseadas:

  • Evita consumir el alimento al que eres alérgica/o, y si se trata de tu hijo, en lo posible evita comprarlo para que no lo coma por accidente.
  • Si el niño va a la escuela, informa a la maestra y a la administración del colegio sobre sus alergias y cómo tratarlas.
  • Lee cuidadosamente las etiquetas de los productos para comprobar que no contengan el alimento que provoca la alergia.
  • Si comen en un restaurante, infórmate sobre los ingredientes de los platillos.
  • Lleva contigo los medicamentos del niño, por si se presenta una reacción alérgica inesperada.
  • Si al niño o a ti les empieza a faltar el aire o se les dificulta respirar después de comer un alimento, llama inmediatamente a emergencia.  Si tienes la inyección de epinefrina (para tratar reacciones alérgicas de emergencia), úsala hasta que llegue ayuda profesional o puedas trasladarte a un centro médico. (Tu médico te la puede recetar se conoce como EpiPen o Epi-Pen y es para auto-inyección). Revisa periódicamente que no esté expirada.

La ciencia médica sigue avanzando para tratar de descubrir cómo prevenir este tipo de alergias, para que así no tengas que privarte de esos bocadillos que hoy tienen prohibidos tú o tus hijos. Sigue cuidándolos con esmero como hasta ahora y no pierdas la esperanza.

Imágen © iStockphoto.com / PHALANO

 

Comentarios