Comparte este artículo:

Varias investigaciones han demostrado a través del tiempo que los niños y las niñas que sufren de obesidad están predispuestos a desarrollar problemas de salud como la diabetes, ciertos tipos de cáncer y a tener más riesgo de desarrollar ataques cardíacos. Como si estos efectos adversos no fueran suficientes, existen estudios recientes realizados en diferentes países que reportan que la obesidad tiene repercusiones negativas en el rendimiento académico.

La obesidad infantil es el cultivo perfecto para causar enfermedades como la diabetes, ciertos tipos de cáncer y problemas cardiovasculares. Como si esto fuera poco, tener sobrepeso desde la niñez también puede perjudicar el futuro académico de los pequeños, afectando incluso sus posibilidades de ir a la universidad y lograr éxito profesional.

Aunque suena extraño, a través de los años, varios estudios han sugerido que la obesidad infantil, especialmente en las niñas, influye en que obtengan calificaciones más bajas en los exámenes comparado con sus compañeritas más delgadas. Además, los estudiantes obesos también son más propensos a perder el año y quedarse atrás.

Un estudio publicado a mediados de este año en la revista Child Development le hizo seguimiento a 6,250 niños desde Kínder hasta quinto grado. La investigación encontró que aquellos niños con sobrepeso durante este período sacaron calificaciones más bajas en matemáticas que los niños que no eran obesos. Este resultado se mantuvo incluso cuando los investigadores descartaron otros factores que podrían influenciar tanto el peso del niño como los resultados en los exámenes, como el ingreso familiar, la raza, el nivel de educación de la madre y si estaba empleada o no, y así como las expectativas de los padres acerca del desempeño académico de su hijo(a).

Otro estudio realizado recientemente en Alemania, coincidió con estos hallazgos. De acuerdo a los investigadores del Centro de Ciencias Sociales de Berlín, los niños(as) con sobrepeso extremo obtienen calificaciones bajas en matemáticas y tienen asistencia baja a la secundaria, independientemente de su condición social.

Aunque las calificaciones que obtienen los niños y las niñas obesos en matemáticas no son demasiado bajas, sí se observó que en escasas ocasiones logran obtener notas buenas o muy buenas. Así mismo, se observó que las niñas obesas tienen más propensión a ser víctimas del acoso escolar (bullying) lo cual lleva a que tengan más problemas de comportamiento. En los niños, a pesar de que ser víctimas de acoso, éste no pareció tener un efecto significativo, la falta de confianza en sí mismos parece ser la responsable de las calificaciones bajas.

Si bien estos estudios encontraron una relación clara entre el desempeño académico en la escuela y la obesidad, no queda claro si la causa es por los efectos físicos o emocionales del sobrepeso, o ambos.

Tener kilos o libras de más afecta cada órgano del cuerpo, lo que puede ser un factor que afecte negativamente las mentes en desarrollo de los pequeños. Además, ser obeso puede generar problemas para dormir, afectando sin duda la capacidad de concentración de los niños(as).

Pero más importante aún, parece ser el efecto emocional de la obesidad, pues la tristeza, la falta de amor propio y la soledad que sienten muchos niños(as) con sobrepeso, puede afectar la motivación, el interés por la escuela y las ganas de estudiar.

De cualquier modo, es muy importante que si tienes hijos(as) con sobrepeso, consultes a un especialista para ayudarle a lograr un peso adecuado para su edad. De esa manera, no sólo tendrá una buena salud física, sino emocional también. A largo plazo, ambos componentes le darán la posibilidad de ser una persona exitosa y feliz.

Imagen © iStockphoto.com / numbeos

Comentarios