Comparte este artículo:

¿Cómo preparar una parrillada saludable y apetitosa?

¡Qué delicia disfrutar nuestras parrilladas los fines de semana! Y lo mejor de todo es que no tienen porqué afectar a la dieta de nadie, porque hoy en día está de moda hacer parrilladas saludables. ¿Cómo? En Vida y Salud te damos algunos consejos para que destaques tu creatividad al incluir alimentos nuevos en tu parrillada y disfrutes del fin de semana saludablemente.

El hacer un asado o parrillada saludable no significa simplemente asar vegetales. Gracias al auge de los cursos culinarios y las nuevas tendencias de nuestra cocina latina, actualmente las parrilladas incluyen ingredientes nuevos para satisfacer a los paladares más exigentes y de paso nos permiten cuidar la salud y la línea.

No te niego que una parrillada tradicional es deliciosa, pero también es importante que reconozcamos que no siempre es la opción más saludable. Probablemente habrás notado que en tus últimas parrilladas familiares o con tus amigos, algunos prefirieron dejar a un lado el chorizo para controlar su colesterol, y otros prefirieron el pollo para cuidar su dieta.

Hoy en día está de moda variar las parrilladas, no sólo con la idea de hacerlas más saludables sino también de probar nuevos sabores y estilos. Si eres un amante de las parrilladas, te damos algunos consejos para que entres en la nueva onda del asado saludable.

Carne asada, la mejor opción

Esta es la base de una buena parrillada y no tiene porqué cambiar. Además, siempre es mejor comer un trozo de carne que la carne procesada (como las salchichas o los chorizos). Simplemente trata de elegir los cortes que tengan menos grasa como el sirloin o solomillo, el lomo o chatas o el filete mignon. Y evita untarles tanto aceite o salsa que sólo disfraza el sabor y aumenta la cantidad de las calorías. Además, considera marinarla antes en cerveza. Un estudio indica que la cerveza puede reducir la formación de sustancias potencialmente dañinas durante la cocción si se utiliza previamente para marinar (adobar) las carnes.

Pollo, un clásico saludable

Desde hace tiempo muchas de nuestras parrilladas incluyen pollo para satisfacer las necesidades de quienes prefieren evitar las carnes rojas, ya sea por salud o para controlar el peso. El pollo sigue siendo una excelente opción para tus parrilladas, de preferencia, las pechugas de pollo sin piel.

Pescado y mariscos

Para estar a la vanguardia de las parrilladas, tampoco hay que ir tan lejos ni inventar recetas extrañas. Si vives en una ciudad cerca al mar, a un río o a un lago, puedes encontrar mariscos o pescado a buenos precios y engalanar tu parrilla con ellos. Las brochetas o pinchos de mariscos son deliciosos. Y también puedes sorprender a los demás con un buen pescado a la parrilla. En muchos supermercados venden una parrilla especial para pescados que evita que se estropeen o se quemen.

¿Hamburguesas y hot dogs?

Si tu familia, especialmente tus hijos pequeños, insisten en la comida rápida, puedes complacerlos pero con opciones un poco más saludables. Por ejemplo, puedes comprar hamburguesas preparadas con carne baja en grasa y salchichas de pollo o pavo. O simplemente puedes moler o comprar la carne molida por tu cuenta, que sea baja en grasa, e involucra a tus hijos y a tus sobrinos en la preparación de las hamburguesas, será divertido para ellos y estarán comiendo carne saludable.

Vegetales

Sí, ¿porqué no? Los vegetales a la parrilla son deliciosos, saludables y le dan variedad y colorido a tu parrillada. Prueba poner algunos pimientos morrones en la parrilla, o cebollas envueltas en papel aluminio para que queden dulces. También puedes intentar incluir en tus brochetas, trozos de cebolla, tomate, pimiento, calabacitas (calabacín, zapallo o zucchini), o cualquier otro vegetal que quieras. La parrilla generalmente los deja crujientes y les da un sabor especial.

Para picar

Mientras la parrilla está lista, todos quieren entretener el hambre picando o botaneando. En este caso, la primera regla de oro es evitar los paquetes de papas fritas y otras opciones similares. En su lugar, prepara zanahoria y apio en trozos con alguna salsa, trozos de queso o, en último caso, tortillas de maíz al horno (no fritas) con salsa o pico de gallo.

Para acompañar

Muchas veces lo que está en tu parrilla puede ser saludable, pero las calorías empiezan a subir cuando llegan los acompañantes. Entre la ensalada de papa o de pasta con mayonesa, las yucas fritas y las toneladas de pan, es imposible hacer una parrillada saludable. Y mucho menos si a eso le sumas todas las salsas que suelen acompañar nuestra lista para la parrillada (catsup, mayonesa, aderezos cremosos). Prueba otras opciones como ensaladas verdes con aderezo de vinagreta bajo en calorías (dietético), ensalada de frutas, pan integral para los hot dogs y las hamburguesas, tortillas de maíz (no de harina), papas al vapor.

Y las bebidas ¿qué?

Lo que pones en tu vaso cuenta tanto como lo que hay en tu plato durante una parrillada. En lugar de tener tantos refrescos o sodas llenos de azúcar, prueba tener limonada o jugos naturales. En último caso, elige los refrescos dietéticos. Si incluyes cerveza, incluye la Light con menos calorías también. Y siempre incluye agua para animar a los demás a que refresquen su sed con la bebida más simple y más saludable de todas.

¿Estás pensando en hacer una parrillada pronto? Deja volar a tu imaginación y sorprende a tus invitados. Con toda seguridad más de uno va a querer entrar en la onda saludable.

 

Imagen © iStock / Joe Biafore

Comentarios