Comparte este artículo:

Perder peso sin hacer dieta ni cambios en la rutina de ejercicios puede ser resultado de mala absorción digestiva, o incapacidad del cuerpo de digerir adecuadamente los alimentos y absorber uno o más nutrientes. La Mayo Clinic nos describe lo que ocurre con esta afección y cómo se la trata.

La mala absorción puede derivar de la alteración de cualquier paso de la digestión. Los síntomas incluyen pérdida de peso, diarrea crónica o heces sueltas, heces más voluminosas de lo normal y distensión abdominal con gases. Es también común la presencia de exceso de grasa en las heces, lo que a veces las vuelve pálidas, voluminosas, grasosas y de muy mal olor. Otros síntomas podrían ser específicos a la deficiencia de ciertas vitaminas. En las personas mayores, los signos y síntomas pueden ser sutiles y difíciles de reconocer.

Las causas de la mala absorción recaen dentro de dos categorías que, en ocasiones, traslapan: dificultad con la digestión y dificultad con la absorción. La dificultad con la digestión puede deberse, entre otros, a una enfermedad o daño del páncreas o hígado, una sobrepoblación de algunas bacterias en el intestino delgado, o una deficiencia en la producción de enzimas que descomponen la lactosa de los lácteos.

Las dificultades con la absorción generalmente se presentan cuando el intestino delgado se lesiona o daña debido a afecciones, tales como la enfermedad celíaca o la enfermedad de Crohn. Las infecciones, ciertos fármacos y el excesivo consumo de alcohol también pueden dañar al intestino delgado.

El tratamiento depende de la causa subyacente. Algunas causas, como los trastornos del páncreas o la sobrepoblación bacteriana en el intestino delgado pueden tratarse de manera directa. La enfermedad celíaca y la intolerancia a la lactosa pueden tratarse con cambios en la alimentación. Cuando los problemas subyacentes no son corregibles, tomar vitaminas y minerales por vía oral puede ofrecer el respaldo suficiente para compensar las deficiencias.

Para más información de la Mayo Clinic haga clic en el logotipo:

mayo_clinic__logoCopyright © 2014 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados. 

 Imagen © Thinkstock / Anetlanda

Comentarios