Comparte este artículo:

© iStockphoto.com / Rick Rhay

Un estudio publicado recientemente en la revista Annals of Internal Medicine sobre la relación del  Viagra y las enfermedades de transmisión sexual, parece haberse malinterpretado. Acá te cuento sobre el estudio y la controversia.

No es lo mismo decir que tomar Viagra aumenta el riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual (ETS) que decir que quienes usan Viagra, son hombres propensos a tener una enfermedad de transmisión sexual. ¿Ves la diferencia? Si lo primero fuera verdad, entonces todos los hombres que usan Viagra para ayudarse a mantener una erección, tendrían por consiguiente más enfermedades de transmisión sexual, como si la pastilla causara dichas enfermedades. Muchos medios interpretaron esto cuando salió la noticia hace pocos meses.

Lo que dijo el estudio es que los hombres de mediana edad que deciden usar Viagra, son por lo general hombres que tienden a tener comportamientos sexuales  más riesgosos.

Piénsalo: un hombre mayor que usa Viagra es porque considera que el sexo es algo muy importante en su vida. Esto no es malo, pero probablemente tiene más oportunidades de estar en situaciones con más de una pareja en donde puede que el uso del condón no sea la prioridad.

El estudio encontró que la tasa de infecciones por enfermedades de transmisión sexual en los hombres que usan Viagra siempre fue más alta, incluso un año antes de que empezaran a usar la pastilla. Esto sugiere que el comportamiento riesgoso, viene primero. De ahí que se haya recalcado la importancia en educar a los hombres, que aunque ya mayores, parecen no tener mucha conciencia sobre los riesgos de contagio de las enfermedades de transmisión sexual, especialmente SIDA.

Unos médicos de la Universidad de Harvard dijeron que “los hombres que tomaban los medicamentos para la disfunción eréctil tenían tasas más altas de VIH, de clamidia, de gonorrea y de sífilis antes de solicitar la medicina”.

Pero lo que vale la pena tener en cuenta luego de ver las conclusiones de este estudio es que los hombres que tienen comportamientos sexuales más riesgosos son los más predispuestos a tomar Viagra y no al contrario: que el Viagra hace que los hombres tomen más riesgos en materia sexual. Por eso, los primeros, son candidatos ideales para hacerles un examen de las enfermedades de transmisión sexual y para educarlos acerca de los riesgos del sexo sin protección cuando se está fuera de una relación monógama.

Hay una realidad que preocupa: las enfermedades de transmisión sexual están aumentando entre las personas mayores, tal vez porque se cree equivocadamente que quienes están en riesgo son los jóvenes. Sin embargo, gracias a este estudio, esta mentalidad se puede cambiar. La educación sexual, no tiene edad.

Comentarios