Comparte este artículo:

Un estudio reciente ha demostrado que las parejas mejoran sus relaciones sexuales al recibir asesoramiento psicoterapéutico, tanto en persona como por Internet, luego de que el hombre se somete a una operación de cáncer de la próstata. Te contamos más sobre este hallazgo que trae nuevas esperanzas a los pacientes con este tipo de cáncer, y las parejas que obviamente se preocupan por su futuro sexual.

El cáncer es una de las enfermedades que más angustia y preocupación genera, no sólo para quien la sufre sino para quienes lo rodean. La misma noticia de saber que se tiene cáncer es algo que provoca tristeza y sensaciones encontradas. Luego, toda la familia deberá adaptarse al tratamiento, que puede causar debilidad, malestares e incomodidades, y si hubo una cirugía de por medio, también habrá que acostumbrarse a la cicatriz y quizá a cambios en el cuerpo.

Con todas estas cosas en mente, ¿a quién se le ocurre pensar en el sexo? Más aún si se trata de una operación de cáncer de la próstata, que entre otras cosas puede provocar disfunción sexual e impotencia y que, por todo esto, es una de las principales preocupaciones de quienes sufren esta enfermedad, que suelen preguntarse si alguna vez podrán volver a tener el mismo desempeño en su relación íntima.

Tranquilos. No todo está perdido y hay buenas noticias para la pareja. No se trata de una cura milagrosa – que lamentablemente no existe – sino de que las posibilidades de mejorar son muchas y, si de sexo se trata, también hay mucho por hacer al respecto y para obtener buenos resultados en la intimidad.

Una prueba de esto es una investigación reciente que se publicó en la revista Cancer, según la cual unos investigadores de la Universidad de Texas, en Estados Unidos, demostraron que recibir terapia sexual en pareja, ya sea en persona o por Internet, es una manera efectiva de volver a disfrutar en pareja luego de una cirugía de cáncer de la próstata.

Para llegar a estos resultados, los investigadores consideraron los datos de más de 200 hombres que habían sido tratados de cáncer de la próstata y sus esposas. Los dividieron en tres grupos: uno recibió tres sesiones de psicoterapia personales, otro recibió psicoterapia por Internet y un tercer grupo quedó en lista de espera y no recibió ningún tipo de consejería.

Luego de un seguimiento de seis meses, los hombres que habían recibido tratamiento aseguraron que notaron una mejora en la función sexual y en la satisfacción sexual. Del mismo modo, cuando el hombre reportó mejoría sexual, su esposa también la manifestó, en cuanto a la función y a la satisfacción en la intimidad. Por el contrario, quienes estuvieron en la lista de espera no experimentaron mejoría, lo que sugiere que el conocido refrán no siempre se cumple, y el tiempo por sí solo, no lo cura todo.

El cáncer de la próstata es uno de los más comunes entre los hombres, después del cáncer de la piel. Su tratamiento muchas veces puede incluir cirugía y radiación, lo que puede provocar problemas sexuales posteriores, como la disfunción sexual, la impotencia y la pérdida de orina durante el sexo.

Del mismo modo, el deseo sexual también puede verse afectado, aunque en este caso es posible que la falta de deseo se deba no sólo a la cirugía sino también a otras cuestiones emocionales.

Además, hay que tener en cuenta que muchas veces los problemas de disfunción sexual comienzan antes del tratamiento o la detección del cáncer.

De todos modos, si tú (o tu pareja) has sido diagnosticado con cáncer de próstata y el médico te sugiere una cirugía, es importante que consultes con él o ella los riesgos del tratamiento y los posibles efectos no deseados que podrías sufrir, ya que no todas las personas responden de la misma manera. Y por supuesto, no te avergüences de trasmitirle todas tus dudas y temores al especialista, es la mejor manera de que juntos puedan pensar en un tratamiento que se ajuste a tus necesidades.

Una vez que estés en camino, a medida que vayas atravesando la enfermedad y todo lo que ella y su tratamiento implican, recuerda que mantener las esperanzas y enfrentarte a los problemas con una actitud animada y positiva son claves para mejorar. Muchos hombres se deprimen tanto que creen que no van a poder disfrutar como antes, y sencillamente dejan de buscar alternativas.

Por el contrario, hay mucho por hacer, incluso antes de la operación, y con buenos resultados comprobados. Y más aún si cuentas con el apoyo y la comprensión de tu pareja, con quien debe haber continuamente un diálogo abierto y sincero.

Imágen © iStockphoto.com / Alexander Raths

Comentarios