Comparte este artículo:

Según un reciente estudio, la terapia con perro puede beneficiar a los pacientes con autismo.

La terapia con animales o terapia de mascota se utiliza para proporcionar beneficios psicológicos, como la conexión emocional, la reducción del estrés y una reducción en los sentimientos de soledad o aislamiento. Los sentimientos crónicos de aislamiento o alienación son también factores de riesgo para las condiciones médicas y las de salud mental. La compañía de un animal puede ayudar a reducir estos sentimientos.

Los pacientes autistas suelen experimentar problemas de desarrollo que afectan a su comportamiento, sus habilidades sociales y las de lenguaje. La gravedad de los síntomas varía entre los pacientes.

El estudio publicado en el medio profesional Journal of Alternative & Complementary Medicine revisó seis estudios anteriores sobre el efecto de un perro nuevo en el hogar de un niño autista. Los investigadores evaluaron el efecto de los perros en el comportamiento social y el lenguaje del niño autista.

Los autores concluyeron que, aunque los estudios son prometedores, se requiere más investigación con poblaciones más grandes y mejores diseños experimentales para llegar a una conclusión firme. Por otra parte, sugirieron que la observación de las interacciones entre los perros y los niños podría llegar a ser una herramienta de diagnóstico para el autismo.

 

Imagen © iStock / sonyae

Comentarios