El sodio (la sal) le da sabor a las comidas y tiene funciones importantes en el cuerpo: Ayuda a mantener el equilibrio de los líquidos, participa en la contracción y relajación de los músculos, y ayuda a transmitir los impulsos nerviosos. Pero el exceso es perjudicial ya que aumenta la presión arterial, lo cual puede provocar otras enfermedades cardiovasculares incluyendo ataques al corazón y accidentes cerebrovasculares (ACV).

Procura consumir un máximo de 2,300 miligramos de sodio al día – el equivalente a una cucharadita de sal. Los alimentos procesados pueden tener un alto contenido de sal, así que es importante que aprendas a leer las etiquetas de los alimentos, para escoger los que son bajos en sodio.

Recuerda que el exceso de sodio es peligroso. ¡Tu corazón te lo agradecerá!

Comentarios