Comparte este artículo:

Muchos adolescentes que se encuentran en pareja no están viviendo un cuento de hadas precisamente. La violencia entre las parejas jóvenes se hace cada vez más presente y afecta de manera nociva su desarrollo emocional y su salud en el futuro. Aquí te hablo de la violencia y las relaciones enfermizas entre los adolescentes.

Andrea tiene 15 años y tiene un novio de 17. Para ella, que no sabe mucho del amor porque él es su primer novio, que él le diga qué ropa ponerse o la insulte de vez en cuando es parte de una relación normal de pareja. Para Andrea, como para muchos jóvenes adolescentes, este tipo de abuso es el pan de cada día en su relación.

Según una encuesta realizada en Estados Unidos en el 2011 por los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) el 9.4% de los estudiantes de bachillerato o secundaria reportaron haber sido víctimas de golpes y abusos físicos causados intencionalmente por parte de su novio o novia en los 12 meses previos a responder a la encuesta.

En otra encuesta realizada por la misma organización, orientada esta vez a analizar los patrones de violencia entre las parejas, 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 7 hombres que alguna vez fue víctima de violación, violencia física y acoso o persecución por parte de su novio o novia, habían experimentado este tipo de conducta entre los 11 y los 17 años de edad.

Estos datos son alarmantes si tenemos en cuenta que durante la adolescencia es cuando sucede gran parte del desarrollo emocional, el cual es influenciado de manera importante por las experiencias románticas. Las relaciones sentimentales sanas tienen sin duda, un efecto positivo en el desarrollo emocional de los adolescentes. Por el contrario, aquellas que son violentas pueden causar consecuencias graves a corto y a largo plazo como: bajo rendimiento en la escuela, depresión, autoestima baja, conductas sexuales riesgosas, intentos de suicidio, consumo y abuso de tabaco, alcohol y/o drogas y comportamiento antisocial.

A propósito, un estudio publicado en la revista Pediatrics en el año 2012, en el que se entrevistó a más de 5,000 jóvenes entre los 12 y los 18 años de edad acerca de sus relaciones de noviazgo, arrojó resultados interesantes: tanto los hombres como las mujeres que tuvieron noviazgos con violencia durante la adolescencia estaban dos o tres veces más propensos a involucrarse en relaciones agresivas en la adultez comparado con aquellos que no tuvieron noviazgos conflictivos en su adolescencia.

El primer paso para que los padres y los familiares de los adolescentes piensen en indagar sobre si sus hijos están experimentando violencia con su pareja, es que estén conscientes de que la violencia entre las parejas adolecentes existe. De esta manera, les pueden ayudar vinculándolos a programas y a grupos de apoyo idealmente, para prevenirla, pero si existe, para intervenir y evitar que ocurra  este tipo de violencia.

Recuerda que el abuso verbal, físico y psicológico en una relación de pareja nunca está bien. El noviazgo debe ser una relación sana, que te hace feliz, te anima y te hace sentir bien contigo mismo(a). Jamás permitas que alguien abuse de ti y si te sucede, no dudes en buscar ayuda y apoyo en tus familiares y amigos.

Imágen © iStockphoto.com / Angelika Schwarz

Comentarios