Si piensas que deberías de llevar una dieta sin grasa, estás equivocado. Las grasas que contienen ciertos alimentos, no sólo no son malas para la salud, sino que proporcionan beneficios. Eliminar las grasas buenas de nuestra dieta puede resultar tan perjudicial para la salud como el consumo de las grasas malas. La clave es identificar el tipo de grasa, qué alimentos las contienen y la cantidad que te conviene comer para que te ayuden en vez de que te perjudiquen.

Las grasas buenas son de tres tipos:

Los adultos sanos deben consumir entre un 20 y un 35 % de sus calorías del día de la grasa (es decir, de 44 a 78 gramos de grasa al día basados en una dieta de 2,000 calorías), aumentar el consumo de los ácidos grasos Omega-3 y limitar el consumo de grasas trans y grasas saturadas (que son las grasas malas).

 

Copyright © 2020 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Shutterstock / Alexander Prokopenko

Comentarios