Comparte este artículo:

La Mayo Clinic nos habla sobre los nuevos tipos de microcirugía para el linfedema que mejoran los síntomas de manera notoria y, a veces, drástica.

El linfedema generalmente implica la presencia de hinchazón en un brazo o pierna debido a una alteración en el flujo del sistema linfático. El sistema linfático es una red de vasos linfáticos que sirve para que el líquido linfático fluya al torrente sanguíneo. El tratamiento contra el cáncer, especialmente el tratamiento para el cáncer de mama, es una de las causas comunes de linfedema, aunque éste también puede derivar de cambios ocurridos en el sistema linfático a consecuencia de otros tratamientos para cáncer o de afecciones no cancerosas.

El linfedema en ocasiones es leve y pasa por sí solo, pero a veces se convierte en un problema crónico que amerita fisioterapia diligente, varios tipos de compresión en brazos o piernas y técnicas especializadas de masaje y ejercicio. A pesar de que estas medidas generalmente logran controlar la hinchazón, la mejoría no es suficiente en todos los pacientes y en tales casos, los nuevos procedimientos quirúrgicos podrían servir.

Uno de los procedimientos es la cirugía de bypass linfovenoso, que implica realizar una conexión entre los diminutos canales linfáticos de la extremidad afectada y las venas más pequeñas para que el líquido linfático obstruido pueda fluir hacia el sistema circulatorio. Dichas conexiones pueden realizarse en varias partes de la extremidad afectada durante un procedimiento ambulatorio.

Otra alternativa es la transferencia de ganglios linfáticos, que implica realizar un corte en cuña para extraer un pedazo de tejido dérmico con ganglios linfáticos en una zona del cuerpo, generalmente la ingle, y trasplantarlo hacia el brazo o pierna afectados. Los ganglios linfáticos trasplantados por lo general permiten la salida de líquido linfático del brazo o pierna afectados, reduciendo parcial o completamente la hinchazón en esa extremidad. El procedimiento requiere internar al paciente varios días en el hospital.

Los pacientes que no responden a las terapias no quirúrgicas deben considerar cuanto antes el tratamiento quirúrgico, porque el linfoma continuo termina dañando los tejidos de la extremidad afectada hasta el punto de volver ineficaz a la microcirugía.

Hasta el momento, estos procedimientos se realizan principalmente en centros médicos grandes, como la Mayo Clinic. Si bien no son 100 por ciento eficaces, generalmente mejoran el linfedema y por lo general, detienen el avance del problema y permiten disminuir, o hasta suspender, el uso de vendajes de compresión.

 

mayo_clinic__logo

Para más información de la Mayo Clinic haga clic en el logotipo:

Copyright © 2015 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados. 

Imagen © Thinkstock / pixologicstudio

Comentarios