relaciones adolescentes
Comparte este artículo:

Las relaciones entre los jóvenes de hoy no son como las de antes

¡No entiendo! ¿Esa chica no es tu novia a pesar de que te besas con ella? ¿Qué quiere decir que “te enganchaste” o que “tienes un rollo”? ¿Tu amigo tiene “derecho a” qué exactamente? ¿La conociste por el Internet y te manda esas fotos? Las relaciones entre los jóvenes de hoy no son como las de antes. Pero antes de que te escandalices sin motivo, entérate sobre cuáles son las verdaderas señales de alerta de una relación o cita riesgosa.

Las relaciones entre los jóvenes en otras épocas no son ni un pálido reflejo de lo que son ahora. Y para muchos padres puede ser difícil comprender qué es normal para una cita romántica en estos tiempos y qué no. Para no asustarte en vano cuando tus hijos empiecen a salir, lo mejor que puedes hacer es comprender cómo son las relaciones de hoy en día.

Actualmente muchos adolescentes no establecen “noviazgos” oficiales como antes, sino que empiezan a “salir” con alguien, a “tener un rollo” o a “engancharse”. Y ese tipo de relaciones pueden tardar tanto como 6 meses, o tan poco como una semana o una noche de fiesta. Así es.

¿Qué pasa en esas relaciones? Es muy probable que ese tipo de “rollos” incluyan algo más que un beso en la boca y agarrarse de la mano. El sexo, sobre todo el sexo oral, ya no es un asunto extraño para los adolescentes y es importante aceptar que tarde o temprano tus hijos van a tener una vida sexual activa y hay que respetarla.

Sin embargo, el aceptar la sexualidad de los hijos no quiere decir que dejes de estar alerta ante algunas situaciones que puedan poner en riesgo su integridad y su salud.

Háblales acerca del sexo

No pretendas que tus hijos sepan cómo protegerse contra enfermedades de transmisión sexual (ETS) o embarazos si nadie les habla de ello. Ni esperes a que sientan la confianza para hacerte preguntas si no les has abierto la puerta primero. Háblales del respeto al cuerpo, de la salud sexual, de los embarazos no deseados, de los preservativos o condones, de que es posible decir que “no”, de los riesgos de la promiscuidad y de la importancia de confiar en la pareja sexual. Y déjalos que te cuenten cuál es su perspectiva y qué dudas tienen al respecto. Tanto tú como ellos pueden aprender mucho en esa conversación. Y desde luego, háblales de tus valores, de otra forma ¿de dónde los van a aprender?

Alerta al abuso sexual

Es común pensar que el abusador sexual es un desconocido que ha perdido la razón y se ha convertido en una especia de “monstruo”. Pero la mayoría de los abusos sexuales son realizados por personas conocidas. Y en el caso de las niñas adolescentes, los abusadores pueden ser fácilmente un familiar, un maestro de la escuela o hasta un amigo. Muchas adolescentes no creen que han sido abusadas cuando se ven forzadas a tener relaciones sexuales con un primo mayor que ellas o con su maestro. Y quedan aún más confundidas cuando el chico las obliga a tener sexo en la primera cita. Enséñale a tu hija que sólo debe tener relaciones sexuales cuando realmente quiere, que nadie la debe forzar a hacerlo, y que quien la obligue es un abusador aunque sea el primo o el “amigo”. ¡No es no, y punto!

Amor electrónico: ¡cuidado!

Hoy en día es muy fácil entablar relaciones de todo tipo por el Internet y el celular. Pero una cosa es hacer nuevos amigos virtuales, y otra muy diferente es entablar relaciones íntimas con desconocidos y hacer citas a través del Internet cuando se es menor de edad. Y actualmente muchos adolescentes no saben marcar ese límite al usar las nuevas tecnologías. Por ejemplo, es muy frecuente que se envíen mensajes de texto con alto contenido sexual, incluso hasta con desconocidos, y eso los puede llevar a citas riesgosas. También algunos comparten información privada o fotografías íntimas (sextear) con sus “conocidos” en el chat, Facebook, My Space o Twitter sin saber cuál será el uso que los demás pueden hacer de eso. Y peor aún, muchas adolescentes entablan relaciones virtuales con desconocidos quienes resultan ser hombres mayores y las invitan a citas a ciegas con fines sexuales.

Trata de estar alerta a lo que tus hijos hacen en el Internet, háblales sobre la importancia de no compartir información privada con desconocidos, y siempre pregunta si la persona con quien van a salir es de su edad y de dónde lo conocen.

El estar un poco desactualizado en cuanto a las relaciones hoy en día no es nada grave. Lo que sí puede ser grave es que por no tratar de comprender en qué andan en tus hijos, no puedas brindarles un consejo a tiempo para que eviten situaciones o relaciones riesgosas. ¡Ponte las pilas!

 

Publicación original: 2010

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / pkline

Comentarios