Comparte este artículo:

Si estás casada(o) o tienes una relación amorosa satisfactoria, tienes mucha suerte. Seguramente has oído decir que las personas casadas tienden a ser más saludables que las solteras, y ahora los estudios parecen comprobarlo. Los casados tienen mejor salud, viven más tiempo y dicen sentirse más felices que los solteros, aunque los beneficios se obtienen sólo si la relación es positiva.

La estabilidad es algo fundamental en muchos renglones de la vida, incluida las relaciones de pareja. Según un estudio realizado por la Universidad de Cardiff, en el Reino Unido, el matrimonio y las relaciones estables son muy beneficiosos para las personas, que en general, disfrutan de mejor salud física y mental. El estudio demuestra que los casados tienen menos probabilidades que los solteros de morir temprano (sobre todo los hombres) o de sufrir enfermedades cardíacas y cerebrovasculares (apoplejías).

Las mujeres en particular tienen mejor salud mental, mientras que los hombres se benefician más en el orden físico. En el caso de los hombres, el estudio mostró que se debe a la influencia positiva ejercida por su pareja; en cuanto a las mujeres, el mejor equilibrio emocional y anímico se debe a que le dan mayor importancia al vínculo amoroso. Y esas ventajas, en lugar de disminuir, se incrementan con el paso del tiempo.

¿Por qué esa diferencia entre los solteros y los casados? Aparentemente, hay tres razones que la explican:

  • Tienen una conducta más prudente. Cuando dos personas se casan, tienden a correr menos riesgos (suelen evitar, por ejemplo, el abuso de las drogas y del alcohol).
  • Adquieren una conexión social más fuerte. La relación social con tu pareja se vuelve más estrecha. Es tu compañero y una fuente íntima de apoyo, siempre a tu disposición. Muchas veces los solteros corren el riesgo de aislarse, lo que puede conducir a la depresión.
  • Cuidan más de su salud. La influencia de tu pareja te ayuda a mantener hábitos sanos. Cada uno le recuerda al otro lo que no debe hacer o comer, o tal vez que no debe fumar, ni beber un trago más. Y es más probable que ambos sigan las indicaciones de su pareja y las del médico.

Por otra parte, las parejas que viven juntas sin casarse, pero en una relación estable, también adquieren muchos beneficios de salud y felicidad, aunque al parecer no en un grado tan alto como las que están unidas en matrimonio.  De todos modos, tener el amor y el apoyo incondicionales de otra persona que se preocupa por tu bienestar, hace que te cuides a ti mismo(a) y cuides la relación, lo que resulta en una mejor salud.

¿Y cuando el matrimonio no funciona?
Para que los beneficios que reporta el matrimonio se mantengan, sin embargo, es esencial que la relación funcione bien. Una relación o un matrimonio tormentosos causan más perjuicios que ventajas, los beneficios que se derivan de la vida en pareja desaparecen y hasta se producen síntomas depresivos. En comparación, los solteros y los divorciados tienen una mejor salud y un estado mental más positivo que las personas involucradas en una relación que no es satisfactoria.

Estar en un matrimonio infeliz no es sano, ni mental ni físicamente. Una razón es que el estrés crónico que produce una relación mala puede afectar el sistema inmunológico (de defensa), lo que a la larga perjudica la salud. En este caso, las mujeres son más vulnerables que los hombres, y sienten más la hostilidad en una relación. Como consecuencia, es más probable que sufran de obesidad y de hipertensión. Los hombres, por su parte, tienden a sufrir de depresión y a abusar de las drogas o el alcohol. Tanto los hombres como las mujeres sufren igualmente en una mala relación, sólo que se manifiesta de un modo diferente en ambos sexos.

Una separación o un divorcio son siempre difíciles y estresantes, a veces anímicamente devastadores, pero representan una opción que no debes descartar cuando lo negativo pesa más que lo positivo en una relación. Recuerda sobre todo que las personas que terminan una mala relación suelen recuperarse, y disfrutar de una vida de alta calidad después del divorcio o la separación.

¿Y si estás soltera? Lo ideal, por supuesto, es que no eches a un lado la posibilidad de vivir en pareja. Pero es muy importante que encuentres la pareja adecuada. Si te involucras en una relación negativa, no recibirás ninguno de los beneficios que da el matrimonio, porque una mala relación conlleva más riesgos para la salud que permanecer soltera. Mientras buscas tu pareja ideal, puedes hacer varias cosas para mantener una buena salud física y mental: cuida tu cuerpo, no te aísles, mira la vida de manera positiva y rodéate de personas que te quieran y se preocupen de ti, y a las que por tu parte estás también dispuesta a ayudar. Eso nunca falla.

 

Imágen © iStockphoto.com / Aldo Murillo

Comentarios