Comparte este artículo:

ESTIMADA MAYO CLINIC:

Tengo hipertiroidismo desde hace poco más de un año y el medicamento no parece mantenerlo a raya. No deseo que me extirpen la tiroides, pero me inquieta el tratamiento con yodo radiactivo que fue el que me recomendaron. ¿Es seguro ese tratamiento; cuáles son sus riesgos? 

RESPUESTA de la Dr. Rebecca Bahn, Endocrinología, Mayo Clinic en Rochester, Minnesota:

El yodo radiactivo es un tratamiento seguro, comprobado y eficaz para el hipertiroidismo. Sin embargo, no es la mejor alternativa para todo el mundo, así que converse con el médico sobre las ventajas y desventajas de todas las alternativas de tratamiento existentes.

La tiroides es una glándula con forma de mariposa que se ubica en la base del cuello y produce hormonas que afectan a todas las células del cuerpo. El hipertiroidismo es una afección en la que la tiroides produce demasiada hormona tiroxina y dicho trastorno puede ocasionar pérdida de peso, taquicardia, latidos irregulares, sudoración, nerviosismo e irritabilidad.

Si bien muchas enfermedades pueden derivar en hipertiroidismo, la más común es la enfermedad de Graves. En base a su descripción, parece que su afección encaja dentro de ese trastorno. Aparte de afectar la glándula tiroides, la enfermedad de Graves también puede alterar los tejidos detrás de los ojos, afección conocida como oftalmopatía de Graves.

Las alternativas mencionadas por usted, de medicamentos, yodo radioactivo y cirugía, representan los tres tratamientos actualmente disponibles para el hipertiroidismo y cada uno conlleva sus propios riesgos y ventajas.

Los medicamentos contra la tiroides generalmente disminuyen los niveles de la hormona tiroidea a la normalidad y reducen los síntomas de hipertiroidismo. Sin embargo, los medicamentos no son una solución a largo plazo debido a sus efectos secundarios importantes, tales como daño hepático y riesgo de presentar cantidades bajas de leucocitos; por ello, normalmente se los utiliza durante un período máximo de 18 meses.

En alrededor del 30 por ciento de las personas que toman medicamentos para la tiroides, el hipertiroidismo no reaparece cuando se suspende el medicamento; pero en la mayoría de personas, el trastorno se presenta nuevamente en cuestión de pocos meses y, por lo general, el tratamiento de esos casos suele ser con yodo radiactivo o cirugía.

A pesar de que la idea de colocar algo radiactivo dentro del cuerpo suene intimidante, se ha demostrado que el tratamiento con yodo es seguro, eficaz y normalmente implica la administración de una sola dosis por vía oral. Dado que la tiroides es la única parte del cuerpo que capta el yodo, esa glándula es la única que absorbe el yodo radiactivo. El tipo de yodo que se utiliza anula la capacidad de la tiroides de producir la hormona tiroidea durante el transcurso de dos o tres meses. Posteriormente, el hipertiroidismo queda eliminado y la persona requiere tomar un reemplazo para la hormona tiroidea durante el resto de su vida.

Varios estudios grandes han examinado la posibilidad de que las personas que reciben yodo radiactivo corran más riesgo de cáncer, pero no se ha encontrado ningún aumento en el riesgo de cáncer, ni siquiera después de un seguimiento médico de muchos años.

El yodo radiactivo posiblemente no sea adecuado para quienes padecen la oftalmopatía de Graves porque las investigaciones han demostrado que el tratamiento radiactivo puede empeorar la afección, especialmente en los fumadores.

Si usted recibe el tratamiento con yodo radiactivo, necesita tomar algunas precauciones. El yodo no absorbido por la tiroides se elimina a través de la orina, el sudor y la saliva; por lo tanto, usted debe ser cauteloso con las personas a su alrededor. Durante las primeras 48 horas posteriores al tratamiento, usted debe dormir en una cama aparte y solo, no debe compartir cubiertos ni vasos y debe mantenerse a una distancia de 2 metros (6 pies) de la gente.

Dichas precauciones no se toman debido a ningún riesgo comprobado para los demás, sino que simplemente sirven para no exponer innecesariamente a las personas a la radiación.

El hipertiroidismo también puede eliminarse quirúrgicamente, mediante la extirpación de la glándulas tiroides. Debido a que muchos nervios importantes y otras glándulas se encuentran cerca de la tiroides, lo mejor es buscar un cirujano experimentado y conocedor del procedimiento. Esa cirugía amerita un especialista.

A medida que considere sus alternativas, consulte con su médico y hable exhaustivamente sobre todas sus inquietudes y dudas. Después de eso, usted podrá tomar una decisión informada que será la mejor para su caso en particular.

Para más información de la Mayo Clinic haga clic en el logotipo:

mayo_clinic__logoCopyright © 2013 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados.  

Imagen © iStockphoto.com / BakiBG

Comentarios