Comparte este artículo:

Gracias a los últimos adelantos tecnológicos, un grupo de científicos está trabajando en el desarrollo de lentes de contacto cuyo fin principal no es el de permitirles a las personas ver mejor, sino el de calmarles el dolor luego de una cirugía láser en los ojos. En este artículo te contamos más detalles sobre esta prometedora investigación.

De la mano de los avances de la denominada nanotecnología (que se dedica al control y a la manipulación de la materia a una escala diminuta, al nivel de átomos y moléculas), un grupo de científicos comenzó a buscar una nueva forma de calmar el dolor en las personas que se someten a las cirugías con láser en los ojos, como la Queratotomía Fotorrefractiva (PRK) y el procedimiento Lasik.

Todas las cirugías de los ojos con láser utilizan un rayo de luz ultravioleta fría y pulsante para corregir la visión. Se emplea cuando, por ejemplo, la persona tiene miopía, hipermetropía o astigmatismo leve o moderado, con el fin de mejorar la visión y reducir la dependencia de una persona a usar las gafas o los lentes de contacto.

Estos tratamientos funcionan porque le dan una nueva forma a la córnea, que es la cubierta transparente en la parte frontal del ojo, o limpian la parte anterior del ojo para que la luz que entra a través de ella se enfoque correctamente en la retina, que se encuentra en la parte del ojo que no vemos.

La diferencia entre la Queratotomía Fotorrefractiva y el procedimiento Lasik es que la primera remueve la superficie de la córnea y le da una forma nueva a las capas más profundas que están por debajo de ella. Luego, las capas superiores vuelven a crecer.

El procedimiento de LASIK, en cambio, consiste en seccionar, retirar y apartar una pequeña parte superficial de la cornea (que es como un colgajo pequeño) y usa el láser para darle una forma nueva a las capas inferiores (se hace una remodelación). Luego se vuelve a cubrir con el colgajo corneal que se había retirado previamente. El riesgo en este caso es que, si el ojo se lesiona, este colgajo puede desplazarse o no quedar en su lugar.

Por eso, muchos consideran que la Querototomía Fotorrefractiva es más estable que el procedimiento Lasik y puede ser la única opción para las personas con condiciones específicas como la córnea muy delgada o los ojos secos. De hecho, suele ser el método elegido por los y las deportistas y las personas que trabajan en el ejército, que tienen más posibilidades de recibir golpes en la cabeza.

Sin embargo, la Querototomía Fotorrefractiva tiene una desventaja: causa más dolor y necesita más tiempo para recuperarse. Por eso en la actualidad hay más personas que eligen el procedimiento Lasik.

Independientemente del método que se seleccione, luego de pasar por cualquiera de esas operaciones, las personas deben usar gotas para calmar el dolor, que en general deben aplicarse cada dos horas, al menos durante los primeros tres días después de la cirugía.

En busca de encontrar nuevas formas que faciliten la recuperación de estos pacientes, un grupo de investigadores de la Universidad de Florida en Gainesville, Estados Unidos, está probando una nueva técnica experimental en animales: se trata de unos lentes de contacto especiales que, valiéndose de la nanotecnología, van lanzando pequeñas dosis de calmante que llegan directamente a la córnea.

Si logra desarrollarse, esta técnica tendrá dos ventajas principales. Una de ellas es que la persona operada no tendrá que preocuparse por si se pone o no las gotas, o si se le olvida hacerlo. La otra, más importante aún, es que como el medicamente llega directamente a la zona afectada será más efectivo con menos cantidad y causará menos efectos colaterales.

Esta investigación en proceso ha sido publicada en la revista American Chemical Society Journal Langmuir. De lograr resultados exitosos, los investigadores consideran que las lentes podrían estar disponibles en el mercado dentro de ocho años. Mientras tanto, habrá que seguir esperando y estar atentos a los próximos descubrimientos que se hagan sobre este tema.

Imágen © iStockphoto.com / Kristina Greke

Comentarios