Comparte este artículo:

La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por una bacteria llamada Neisseria gonorrhoeae, que puede contagiarse de una persona a otra durante la actividad sexual (ya sea durante las relaciones sexuales vaginales, orales o anales) y causa infecciones en la cérvix (el cuello del útero o la matriz), la vagina y la uretra (tubo de la orina), entre otras.

Si las infecciones que causa la gonorrea no se tratan, pueden extenderse hacia otras partes del cuerpo y generar complicaciones más graves.

Como en el caso de otras bacterias, la forma de combatir esta enfermedad es usando antibióticos. El problema es que, muchas veces, como las personas comienzan a sentirse mejor, abandonan el tratamiento y las bacterias que sobrevivieron se vuelven más fuertes, resistentes a los antibióticos disponibles.  La solución es tratamiento con una combinación de antibióticos – y no dejar de tomarlos hasta que se compruebe que la gonorrea se haya erradicado completamente.

Pero la mejor forma de combatir la gonorrea es evitando su contagio. ¿Cómo? Practicando sexo seguro con tu única pareja.

 

Imagen © iStock / TARIK KIZILKAYA

Comentarios