Comparte este artículo:

Las vacunas son sustancias biológicamente activas que se introducen en el organismo para provocar la aparición de anticuerpos, que son la respuesta del sistema inmunológico o de defensas ante el ataque de virus y bacterias. Cuando una persona desarrolla anticuerpos contra una enfermedad, raramente la contraerá y si lo hace, la enfermedad será mucho más leve.

La calidad de la vida y el nivel de salud que disfrutamos hoy se deben en gran parte a la existencia de las vacunas. Gracias a ellas, se han erradicado en gran parte del mundo enfermedades tan terribles como la viruela y la polio. También se han controlado otras como la varicela, el sarampión y la tosferina. Y cada día se realizan más esfuerzos para encontrar vacunas contra otras enfermedades, como, por ejemplo, el VIH.

Hay vacunas para bebés, para niños, para adultos y para aquellos en la tercera edad. Consulta con tu médico para recibir las indicadas para tu edad. La vacuna puede causarte una mínima incomodidad. Pero te puede salvar de una enfermedad potencialmente mortal. Practica la prevención: vacúnate, y vacuna a tus hijos.

 

Imagen © iStock / edgardr

Comentarios