Comparte este artículo:

El estiramiento de tus músculos es fundamental cuando haces ejercicio, pues les ayuda a relajarse después del esfuerzo. Saltarte los estiramientos después de hacer ejercicio es, para tus músculos, como si te echaran una olla de agua helada cuando estás calientito en tu cama. ¡Ay! ¿No crees que tus músculos merecen un mejor trato?

¿Te ha pasado que después de hacer ejercicio, al día siguiente te duele todo el cuerpo? Son tus músculos que te están avisando que no los has tratado con cariño.

Cuando haces ejercicio tus músculos trabajan fuertemente, y se contraen y expanden muchas veces. Cuando terminas de ejercitar, al igual que tú, ellos también necesitan reducir la intensidad y acomodarse a un estado de quietud nuevamente. Los estiramientos les ayudan a hacer ese cambio y a lograr un balance que les permita continuar funcionando sin quedar resentidos el resto del día.

Los estiramientos te ayudan a reducir un poco ese efecto, pues los regresan a un estado normal después de tanta contracción y expansión. Además, aumentan la circulación de la sangre hacia ellos, que es necesaria para una que la recuperación sea más rápida.

Algunas personas también necesitan hacer estiramientos antes de hacer ejercicio, especialmente cuando tienen un músculo lastimado. Pero ten mucho cuidado, pues no es recomendable estirar los músculos sin haberlos calentado antes. Puedes terminar haciéndote aún más daño.

Si no puedes hacer ejercicio a diario, los estiramientos siguen siendo buenos por sí mismos. El hacer algunos estiramientos a diario te ayuda a mantener tu flexibilidad y a mejorar el movimiento de tus articulaciones. ¿Hace cuánto no te tocas los dedos de los pies con las manos sin flexionar las piernas? Si tratas de estirarte a diario, verás que poco a poco te irás acercando cada vez más. No te rías… ¡es cierto!. Si eres constante, lo lograrás rápidamente.

¿Estás cansado de estar sentado todo el día en un escritorio trabajando? ¿Te duelen el cuello y los brazos por estar conduciendo varias horas seguidas? Los estiramientos también son magníficos para reducir el estrés y aliviar el dolor por posturas incómodas. El hacer algunos estiramientos de cuello, brazos, piernas y cadera, movilizan tu energía, alivian la tensión acumulada y mejoran tu circulación.

Pero antes de empezar, oriéntate bien sobre cómo hacerlo adecuadamente. Acá te damos algunas recomendaciones para que tengas en cuenta:

  • Siempre empieza suave, no te aceleres
  • No aguantes la respiración, respira normalmente
  • Siente la tensión del estiramiento, es normal
  • Si te duele, detente, ya no es normal
  • Estira durante 30 segundos en un lado y luego cambia al otro lado

Piénsalo de esta manera… Si tardas varias horas en una tienda escogiendo los mejores tenis para correr, ¿por qué no dedicar 10 minutos a estirar tus músculos si son más importantes para correr que tus zapatos?

¡Haz estiramientos siempre! Notarás la diferencia.

Imagen © Thinkstock / spwidoff

Actualización de un artículo originalmente publicado en el 2009.

Comentarios