Aunque parezca extraño, los hombres también pueden fingir orgasmos. Un estudio halló que entre los hombres, el motivo principal para simular fue que el orgasmo estaba tardando demasiado y deseaban terminar el acto sexual, seguido por la intención de no herir a su compañera o evitar consecuencias no deseadas.

Otras causas, aunque menos frecuentes, fueron:

  • Presumir potencia sexual: fingir orgasmos múltiples
  • Ahorrar energía: para utilizarla con alguna amante (o a la inversa, fingir con la amante para utilizarla con la mujer)
  • Temor al embarazo
  • Ir en búsqueda del orgasmo simultáneo
  • Incapacidad de la compañera de llegar al orgasmo

Todo esto habla de miedos y presiones. La respuesta es entablar una comunicación abierta con la pareja. El hablar con sinceridad sobre todos los aspectos de la vida sexual los ayudará a los dos a mejorar en la intimidad y a disfrutar más del sexo sin tener que fingir.

 

Imagen © iStock / bluebeat76

Comentarios