Un panel asesor de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos recientemente confirmó que los implantes de silicona utilizados en las cirugías de reconstrucción del seno, así como para aumentar el tamaño de los mismos, no causan riesgos en la salud de las mujeres salvo en casos muy aislados. También ofreció recomendaciones para evitar complicaciones a largo plazo. ¿Quieres saber cuáles son?

De acuerdo a la FDA entre 5 y 10 millones de mujeres actualmente tienen implantes del seno en el mundo. Así que ¡buenas noticias para todas ellas!, ya  sean las que los utilizan como parte de la reconstrucción del seno después de una mastectomía  o las mujeres de más de 22 años de edad que los usan para aumentar el tamaño de los mismos, todas sin duda, se sienten más atractivas y han mejorado su autoestima.  Pues bien, el pasado mes de agosto, la FDA añadió un capítulo más a la que sin duda ha sido una historia de reconciliación entre esa agencia estadounidense y los implantes de silicona.

Como se suponía que los implantes estaban relacionados con un aumento en la incidencia de enfermedades como el cáncer y el lupus, estuvieron prohibidos durante 14 años en el mercado estadounidense hasta el 2006. En ese año, la FDA aprobó los implantes rellenos con gel de silicona de Allergan y Mentor (hasta el momento las únicas dos compañías que fabrican implantes de silicona en los Estados Unidos).  A partir de entonces, esta agencia le pidió a estos fabricantes que realizaran estudios tanto de seguridad como del funcionamiento de los implantes.  Desde el 2006 hasta la fecha, las compañías Allergan y Mentor han realizado seis estudios sobre la seguridad de los implantes y sus resultados son los que la FDA ha utilizado para efectuar su reciente evaluación y emitir sus recomendaciones.  Los puntos más importantes son los siguientes:

  • Los estudios realizados hasta el momento demuestran que los implantes de silicona no representan un mayor riesgo de cáncer del seno, ni de enfermedad del tejido conectivo. Sin embargo, la FDA sí recomienda seguir realizando estudios clínicos de mayor duración.
  • Los implantes del seno conllevan un factor de riesgo de un tipo de linfoma (un tumor del sistema linfático) que no es muy común, llamado linfoma anaplásico de células grandes, pero las probabilidades de contraerlo son muy bajas.  El oncólogo o el cirujano plástico pueden proporcionarle a la paciente más información al respecto.
  • Los funcionarios de la FDA advierten que los implantes no duran indefinidamente y que casi la mitad de las mujeres que tienen implantes necesitan que se les saquen en un plazo de 10 años después de la cirugía inicial. Según los informes, una de cada cinco mujeres con implantes de silicona para aumentar el tamaño del seno, necesitará que le extraigan los implantes debido a complicaciones.  Y hasta la mitad de las mujeres que necesitan los implantes para una reconstrucción, tendrán que sacarlos en el mismo período de tiempo.  Las autoridades  estiman que mientras más tiempo tenga la mujer los implantes, más posibilidades tiene de tener complicaciones en el futuro.
  • Las mujeres  deben estar alertas a la aparición de ciertas complicaciones.  Una muy común es el endurecimiento del área que rodea al implante. Una revisión manual del seno basta para detectar el endurecimiento y debe llevarse a cabo con regularidad.  Si se produce esto, es posible que haya que recurrir a otra una cirugía para extraer el implante.
  • Otras complicaciones que pueden presentarse son la ruptura de los implantes, las arrugas del tejido de la mama, la asimetría de los senos, dificultad en la cicatrización, dolor e infección.
  • La FDA recomienda que las mujeres programen visitas de seguimiento con sus doctores para evaluar el estado de los implantes. Recomienda, además, el uso de MRI (imágenes de resonancia magnética) para detectar rupturas potenciales.  La paciente debe estar al tanto de cualquier cambio (dolor, inflamación, asimetría o endurecimiento), y notificar cuando antes a su médico o al cirujano que se han tenido esos síntomas.
  • Las recomendaciones y los resultados se refieren a los implantes de silicona, no a los de solución salina.

Entre las metas de la FDA se encuentran el realizar  estudios más amplios y exhaustivos para evaluar el desempeño de los implantes de silicona a largo plazo y sus repercusiones en la salud de la paciente.

Ya sabes que lo más importante: es estar alerta ante la presencia de síntomas, así como consultar al médico si notas cualquier irregularidad y tener presente que posiblemente tengas que reemplazar los implantes del seno en un plazo aproximado de 10 años para proteger tu salud, especialmente si tienes implantes de silicona.

Imágen © iStockphoto.com / webphotographeer

Un panel asesor de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos recientemente confirmó que los implantes de silicona utilizados en las cirugías de reconstrucción del seno, así como para aumentar el tamaño de los mismos, no causan riesgos en la salud de las mujeres salvo en casos muy aislados. También ofreció recomendaciones para evitar complicaciones a largo plazo. ¿Quieres saber cuáles son?

De acuerdo a la FDA entre 5 y 10 millones de mujeres actualmente tienen implantes del seno en el mundo. Así que ¡buenas noticias para todas ellas!, ya  sean las que los utilizan como parte de la reconstrucción del seno después de una mastectomía  o las mujeres de más de 22 años de edad que los usan para aumentar el tamaño de los mismos, todas sin duda, se sienten más atractivas y han mejorado su autoestima.  Pues bien, el pasado mes de agosto, la FDA añadió un capítulo más a la que sin duda ha sido una historia de reconciliación entre esa agencia estadounidense y los implantes de silicona.

Como se suponía que los implantes estaban relacionados con un aumento en la incidencia de enfermedades como el cáncer y el lupus, estuvieron prohibidos durante 14 años en el mercado estadounidense hasta el 2006. En ese año, la FDA aprobó los implantes rellenos con gel de silicona de Allergan y Mentor (hasta el momento las únicas dos compañías que fabrican implantes de silicona en los Estados Unidos).  A partir de entonces, esta agencia le pidió a estos fabricantes que realizaran estudios tanto de seguridad como del funcionamiento de los implantes.  Desde el 2006 hasta la fecha, las compañías Allergan y Mentor han realizado seis estudios sobre la seguridad de los implantes y sus resultados son los que la FDA ha utilizado para efectuar su reciente evaluación y emitir sus recomendaciones.  Los puntos más importantes son los siguientes:

  • Los estudios realizados hasta el momento demuestran que los implantes de silicona no representan un mayor riesgo de cáncer del seno, ni de enfermedad del tejido conectivo. Sin embargo, la FDA sí recomienda seguir realizando estudios clínicos de mayor duración.
  • Los implantes del seno conllevan un factor de riesgo de un tipo de linfoma (un tumor del sistema linfático) que no es muy común, llamado linfoma anaplásico de células grandes, pero las probabilidades de contraerlo son muy bajas.  El oncólogo o el cirujano plástico pueden proporcionarle a la paciente más información al respecto.
  • Los funcionarios de la FDA advierten que los implantes no duran indefinidamente y que casi la mitad de las mujeres que tienen implantes necesitan que se les saquen en un plazo de 10 años después de la cirugía inicial. Según los informes, una de cada cinco mujeres con implantes de silicona para aumentar el tamaño del seno, necesitará que le extraigan los implantes debido a complicaciones.  Y hasta la mitad de las mujeres que necesitan los implantes para una reconstrucción, tendrán que sacarlos en el mismo período de tiempo.  Las autoridades  estiman que mientras más tiempo tenga la mujer los implantes, más posibilidades tiene de tener complicaciones en el futuro.
  • Las mujeres  deben estar alertas a la aparición de ciertas complicaciones.  Una muy común es el endurecimiento del área que rodea al implante. Una revisión manual del seno basta para detectar el endurecimiento y debe llevarse a cabo con regularidad.  Si se produce esto, es posible que haya que recurrir a otra una cirugía para extraer el implante.
  • Otras complicaciones que pueden presentarse son la ruptura de los implantes, las arrugas del tejido de la mama, la asimetría de los senos, dificultad en la cicatrización, dolor e infección.
  • La FDA recomienda que las mujeres programen visitas de seguimiento con sus doctores para evaluar el estado de los implantes. Recomienda, además, el uso de MRI (imágenes de resonancia magnética) para detectar rupturas potenciales.  La paciente debe estar al tanto de cualquier cambio (dolor, inflamación, asimetría o endurecimiento), y notificar cuando antes a su médico o al cirujano que se han tenido esos síntomas.
  • Las recomendaciones y los resultados se refieren a los implantes de silicona, no a los de solución salina.

Entre las metas de la FDA se encuentran el realizar  estudios más amplios y exhaustivos para evaluar el desempeño de los implantes de silicona a largo plazo y sus repercusiones en la salud de la paciente.

Ya sabes que lo más importante: es estar alerta ante la presencia de síntomas, así como consultar al médico si notas cualquier irregularidad y tener presente que posiblemente tengas que reemplazar los implantes del seno en un plazo aproximado de 10 años para proteger tu salud, especialmente si tienes implantes de silicona.

Imágen © iStockphoto.com / webphotographeer

Comentarios