Seguramente habrás oído infinidad de consejos sobre la alimentación que deben tener los niños, pero tanta información puede llegar a confundirte. Tal vez te estás preguntando si tus hijos deben tomar vitaminas. La respuesta es sí. Pero no de un frasco y en forma de pastilla. Las vitaminas que necesitan los niños para estar sanos, se obtienen de la alimentación.

Seguramente te han dicho muchas veces que tu hijo debe consumir vitaminas para crecer sano y fuerte. Pero, ¿qué son las vitaminas? Son un compuesto orgánico que nuestro organismo necesita como nutriente, en pequeñas cantidades. Nuestro cuerpo no puede fabricar la mayoría de las vitaminas, pero generalmente puede obtenerlas a través de la alimentación, que además le proporciona otros nutrientes. Es más, muchos alimentos están fortificados con vitaminas. Por supuesto que los niños necesitan consumir sus vitaminas para vivir.

Si tus hijos llevan una dieta balanceada, no tengas dudas en que tendrán las vitaminas que necesitan. Te preguntarás entonces por qué escuchas tanto sobre los suplementos vitamínicos para el crecimiento de los niños. Para las personas que padecen ciertos problemas de salud un suplemento vitamínico puede ser necesario (si es aconsejado por tu médico), pero si tus hijos gozan de un buen estado de salud generalmente no es necesario que tomen suplementos alimenticios. Más no siempre es mejor y el exceso puede ser tóxico.

Los niños están en constante desarrollo. Los ves crecer cada día y es normal que te preguntes si estarán obteniendo todos los nutrientes que necesitan para estar sanos.  No te olvides de que una dieta equilibrada otorga todo lo que un organismo sano necesita.  Por eso, la forma como alimentes a tus hijos, determina si están recibiendo las vitaminas que necesitan para su nutrición.

La variedad en la dieta es muy importante. Éste es el mayor secreto, ya que no encontrarás un solo alimento que contenga todos los nutrientes para el desarrollo de los niños. Éstos se reparten en las opciones que te brindan las  frutas, verduras, carne, lácteos y cereales. Por eso hay que comer de todo un poco.

No corras el riesgo de administrar suplementos alimenticios a tus hijos sin la supervisión de expertos. Si consideras que tus hijos tienen una alimentación deficiente, consulta a un médico o a un nutricionista que pueda orientarte.

Si llegado el caso, el médico te recomendara algún suplemento para reforzar la nutrición de tus hijos, es importante que les hagas notar que ninguna pastilla puede sustituir lo que los alimentos sanos brindan naturalmente. Tampoco le dejes creer que están comiendo un dulce, ya que para ellos es fácil confundirse por las formas y sabores de ciertas pastillas.

Y recuerda, si crees que a tu hijo le hacen falta vitaminas, empieza por revaluar la dieta que les estás dando. Comer sano y en forma balanceada es la clave para obtener las vitaminas que los niños necesitan para su desarrollo.

Hay una excepción en cuanto a las vitaminas para los bebés que toman leche materna en su totalidad o parcialmente, la Academia Americana de Pediatría recomienda que se les den 400 unidades internacionales de vitamina D diarias ya sea en suplemento o en multivitamina diaria (siempre para niños) ya que su deficiencia puede interferir con el desarrollo de sus huesos.  Y si los niños mayores de un año no toman mínimo 32 onzas o 1,000 ml. de leche fortificada con vitamina D al día, a ellos también les recomiendan que hagan lo mismo. Pero, consulta con tu pediatra.

Recuerda, ante cualquier duda, lo mejor es consultar con tu médico. El o ella sabrá asesorarte acerca de las vitaminas para tus hijos.

Imagen © Thinkstock / belchonock

Actualización de un artículo originalmente publicado en el 2009.

Comentarios