Comparte este artículo:

Si tienes implantes de seno, tal vez te hayas interesado en la polémica que se generó en enero en torno a los implantes fabricados por la compañía francesa PIP (Poli Implant Prothese). Estos implantes mamarios – hechos de silicona industrial – fueron sacados del mercado porque se descubrió que les causaron problemas de salud a muchas mujeres que los portaban. En enero, el propietario de dicha compañía, Jean-Claude Mas fue arrestado por esta razón, mientras muchas mujeres europeas y suramericanas, quieren demandar a dicha compañía por el daño causado. Entérate.

La obsesión por tener senos grandes ha llevado a muchas mujeres a hacerse implantes mamarios. La vanidad es la principal causa del aumento en las cirugías estéticas de este tipo, aunque en muchas ocasiones, los implantes de senos se hacen por cuestiones médicas. Sea cual sea la razón, el hecho es que miles de mujeres en el mundo han decidido aumentar la talla de sus senos a través de la cirugía.

Y aunque hayan logrado disfrutar de una o dos tallas más en sus senos como tanto soñaron, luego se encontraron con que estaban viviendo una pesadilla. Es el caso de cientos de miles de mujeres que se pusieron implantes de silicona fabricados por la compañía francesa PIP en Europa y Suramérica y que resultaron defectuosos.

No se utilizaron en Estados Unidos porque la Agencia para Medicamentos y Alimentos (Food and Drug Administration o FDA) no autorizó que salieran al mercado en este país. Se calcula que en el mundo, un total de 500,000 mujeres portan estos implantes que hoy están en tela de juicio. Al parecer, las mujeres en Venezuela, Brasil, Colombia y Argentina, reportaron dolores en los senos y otras complicaciones debido a estos implantes elaborados con silicona industrial, la cual es perjudicial para la salud.

Los implantes PIP se reventaron en muchas mujeres, causando dolor y en algunos casos, tejido necrosado e infección. Debido a esto, las mujeres afectadas tuvieron que someterse a una cirugía para retirar o reemplazar los implantes. Ellas ahora piden que la compañía PIP les pague los costos de dichos procedimientos médicos y otros gastos en los que hayan incurrido debido a la mala calidad de los implantes.

Pero más allá de los temas legales, este incidente ha causado que muchas mujeres reconsideren si realmente quieren someterse a un aumento de los senos. Ahora, no son pocas las que ponen en duda la calidad de todos los implantes, no sólo los fabricados por PIP. “Si éstos son de mala calidad, nadie nos asegura que otros no sean iguales” aseguraron varias mujeres entrevistadas a causa de este escándalo.

Para que te informes al respecto, te recuerdo que existen dos tipos de implantes: los de gel de silicona y los implantes salinos. Los primeros se elaboran con una coraza de silicona rellena previamente de gel de ese mismo material. Los salinos, por su parte, también están hechos de una coraza de silicona, pero a diferencia de los primeros, se rellenan con líquido salino durante la cirugía de aumento de senos.

¿Cuáles son los riesgos? Tanto los implantes de silicona como los implantes salinos, tienen los mismos riesgos: ruptura, dolor, problemas para amamantar, infecciones y tejido de cicatrización endurecido alrededor del implante. Los dos tipos de implante duran alrededor de 10 años, momento en el cual deben ser removidos o reemplazados para que no pierdan su apariencia, o antes, en caso de que se hayan reventado.

Esta noticia sobre los implantes de silicona fabricados por la compañía francesa PIP, no me sorprende. Lo digo porque la seguridad de los implantes de silicona en general ya había sido cuestionada anteriormente. En Estados Unidos, la FDA los prohibió en 1992 porque temía que podían causar problemas en el sistema inmunológico y enfermedades como artritis reumatoide. Sin embargo, esta agencia de control permitió su venta nuevamente en 1996. Las investigaciones sobre estos implantes continúan y estoy segura de que debido a esta nueva polémica, los cirujanos plásticos van a tener que pasar más tiempo explicándole a sus pacientes los riesgos y los beneficios.

Si estás pensando en hacerte una cirugía para aumentar el tamaño de tus senos, infórmate bien al respecto. En ocasiones, más vale seguir con tu apariencia natural que correr el riesgo de tener complicaciones en el futuro.

Imágen © iStockphoto.com / Lachlan Currie

Comentarios