Comparte este artículo:

Las luxaciones de dedo generalmente suceden cuando el dedo se flexiona hacia atrás, más allá de su límite de movimiento normal. Son lesiones en las articulaciones de los dedos del a mano en las cuales los huesos se dividen o separan y pierden su alineación normal. Hay tres articulaciones o nudillos en cada dedo y la dislocación de los huesos pues suceder en cualquiera de ellos. Sin embargo, la más común es la luxación en la articulación media, especialmente en los que practican deportes en los cuales se usa la mano para manipular una pelota.

En una luxación, el dedo se tuerce, duele y se hincha (inflama). La piel podría estar cortada, raspada o mallugada. Si se endereza el dedo en el campo de juego, se podría sentir suelto, débil o inestable. El médico revisará el dedo y podría pedir una radiografía para descartar una fractura. En la mayoría de los casos, podrá regresar a los huesos a su posición correcta usando presión, con o sin anestesia local. Posteriormente colocará una tablilla o férula acolchonada y un vendaje para inmovilizar el dedo hasta que sane. En ciertos casos más complicados se podría requerir cirugía para estabilizar la articulación antes de poner la férula. Normalmente, se deja vendado el dedo durante cuatro a seis semanas.

Si sufre una luxación de dedo, consulte con su médico para asegurarse que la articulación haya recuperado su estabilidad antes de volver a practicar el deporte.

 

Imagen © iStock / PeterHermesFurian

Comentarios