Skip to main content

Los padres con hijos en la universidad saben que la única vez que el dormitorio está limpio es cuando los padres los visitan durante el fin de semana. Sin embargo, las residencias estudiantiles pueden ser un lugar perfecto para albergar gérmenes y bacterias causantes de enfermedades. Mientras comienza a bajar la temperatura y se acerca la temporada de la gripe, los estudiantes que residen cerca de otras residencias estudiantiles son especialmente susceptibles a enfermarse. Estos son algunos consejos básicos para proteger su habitación de invasores microscópicos.

Limpia tu habitación… sí, de verdad: Con pilas de zapatos en cada esquina, un rascacielos de mugre y vajilla enmohecida, las residencias estudiantiles son un centro de cultivo para la suciedad, los alergenos y las bacterias. Si el desorden es un problema, tal vez te interese explorar tu naturaleza caritativa y donar algunos artículos. Asegúrate de tener un desinfectante en aerosol a mano, como también paños desinfectantes, para que limpiar sea pan comido. Pasa la aspiradora, lava los platos y asegúrate de limpiar las superficies con frecuencia, como los escritorios, computadoras portátiles y teléfonos celulares. Finalmente, hazle un favor a mamá y encárgate del lavado: de vez en cuando, lava las sábanas con cloro para ropa de color.

Vacúnate: Los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) aconsejan vacunarse contra la gripe estacional; esto es muy importante en las universidades, que tienen una gran densidad de población en las residencias estudiantiles.

Evita compartir: Ese consejo tal vez no se condiga con lo que aprendiste de pequeño, pero es la verdad: evita compartir tragos, bálsamo de labios, teléfonos celulares y cualquier otro objeto que esté en contacto con tu boca.

Vuelve a casa: Lo mejor durante una epidemia en una residencia estudiantil es “dejar el gallinero”. Si tienes la posibilidad de irte a casa por un fin de semana cuando todos tus vecinos están enfermos, hazlo; esta es una forma para evitar contagiarte. Si no tuvieras esa posibilidad, tal vez puedes visitar a uno de tus amigos en otra universidad.

Chequeos frecuentes: A nadie le gusta ir al servicio de salud de la universidad, pero si sospechas que te has contagiado con la gripe, es hora de hacer una visita. Asegúrate de ir al médico con regularidad cuando estés en casa.

Comentarios