Un estudio reciente vincula el aumento de peso en las mujeres con la disminución de las actividades domésticas, algo que ha ido empeorando con los años… Como quien dice, la culpa de esas libras (kilos) de más podría  ser de la aspiradora ¡pero por dejarla en el armario!

Según un grupo investigadores de la Universidad de Carolina del Sur, en Columbia, en Estados Unidos, una de las razones por las que las mujeres han ido aumentando de peso paulatinamente en relación a sus antepasadas, es porque cada vez se involucran menos en las actividades domésticas, como pasar la aspiradora, barrer, trapear o limpiar el jardín. Y aunque el análisis se basó en mujeres estadounidenses, los resultados se podrían referir a las mujeres de otras nacionalidades debido a que los patrones de conducta citados en esta investigación son similares a los de muchos países.

El  estudio publicado por la revista PLoS ONE, revela que el tiempo que las mujeres dedican a los oficios domésticos disminuyó de 25.7 horas a la semana (en 1965) a 13.3 en el 2010. Esto es una disminución de casi la mitad de tiempo en los quehaceres domésticos, lo que según estos analistas, ha repercutido en el aumento de peso de las mujeres.

El estudio también encontró que incluso las mujeres que no trabajan fuera del hogar le dedican menos horas a la limpieza de la casa (16.6 horas a la semana). Como es natural, quienes trabajan fuera son las que menos tiempo invierten en las tareas del hogar: ellas sólo invierten 6.7 horas en las tareas domésticas.

Las cifras no mienten. Las mujeres pasaron de quemar 4,663 calorías a la semana como promedio, en actividades domésticas en 1965, a casi la mitad  (2,806)  en el  2010, de acuerdo al equipo de investigadores. ¿Y por qué es así?  

Entre las causas principales de que las mujeres hayan perdido el interés en las actividades domésticas está la televisión. Según este mismo estudio en 1965 las mujeres miraban 8.3 horas a la semana televisión, y en el 2010 pasaban 16.5 horas sentadas frente a ella. Eso sin tomar en cuenta la llegada de las redes sociales y otras nuevas tecnologías… Y al hecho que muchos de los utensilios electrodomésticos ahora simplifican tanto la vida ¡que no nos permiten quemar una sola caloría! Toma por ejemplo la llegada de la lavadora de ropa o de las aspiradoras robóticas.

El trabajo sedentario tampoco ayuda ni a las mujeres ni a los hombres a quemar más calorías: La actividad física en el trabajo, como caminar o levantarse del escritorio, casi desapareció gracias a los mensajes electrónicos y a los teléfonos celulares. Debido a esto, los autores de este estudio encontraron que el trabajador estadounidense promedio quema unas 150 calorías menos cada día en el trabajo que en años anteriores, otro cambio que ha contribuido significativamente al aumento de la obesidad, especialmente entre los hombres.

Pero incluso con la tecnología de punta simplificando las tareas domésticas o en el trabajo, hay muchas cosas que se pueden hacer en el hogar para perder peso. Por ejemplo, pasar la aspiradora por una hora ayuda a quemar 238 calorías, lavar el cuarto de baño por 30 minutos quema 200 calorías y trapear, quema unas 153 calorías en media hora…  Claro que esto depende del peso de cada persona (entre más peso se tenga, más calorías se queman) y el entusiasmo con que realicen las tareas (se quemas más calorías cuando se le pone más vigor a cada tarea).

En  vista de que limpiar la casa nos da la oportunidad de mantenernos en forma, la próxima vez que tengas que hacerlo, en lugar de protestar, piensa en todas las ventajas que te podría brindar para tu buen estado físico, y hasta para ahorrarte una sesión en el gimnasio.

Imágen © iStockphoto.com / pagadesign

Comentarios