Comparte este artículo:

Los científicos de Mayo Clinic descubrieron que la parte del encéfalo que genera las convulsiones en los epilépticos funciona aisladamente de las demás zonas circundantes.  Los científicos esperan que este hallazgo se convierta en un biomarcador clínico que permita identificar a las personas con función encefálica anormal.  El estudio se presentó durante la reunión anual de la Sociedad Americana de Epilepsia en San Antonio, Texas, el 4 de diciembre.

La epilepsia es un trastorno caracterizado por la presentación de dos o más convulsiones y afecta a más de 3 millones de personas en Estados Unidos.

“La sincronización entre conjuntos neuronales, ya sea un lugar o distribuidos, es la base para ciertos procesos cerebrales fundamentales, como la percepción, el aprendizaje y la cognición”, dice el Dr. Gregory Worrell, especialista de Mayo Clinic en epilepsia y uno de los autores del estudio.  “Una enfermedad neurológica puede afectar la sincronía de las neuronas y, en el caso de la epilepsia, la sincronía desempeña una función importante en la generación de convulsiones”.

Los científicos de Mayo Clinic investigaron la sincronización neuronal a través del estudio de los registros de electroencefalogramas (EEG) intracraneales de pacientes epilépticos y sujetos de control con dolor facial.  Los científicos descubrieron que el promedio para la sincronía entre los pacientes del grupo de control superaba bastante al de quienes padecían epilepsia localizada (convulsiones que se producen sólo en una pequeña parte del encéfalo, no en todo).  Cuando los pares de electrodos implantados unieron la zona donde se generaban las convulsiones con otras partes del encéfalo, la sincronía fue significativamente menor que la existente entre otros pares de electrodos colocados en el encéfalo de un epiléptico y en el de una persona del grupo de control.  El equipo descubrió también que cuando existía mayor actividad en la zona de generación de las convulsiones, menor era la sincronía con los tejidos contiguos fuera del área.

“Nuestro estudio revela que las convulsiones se generan en una parte del encéfalo que está aislada de las demás circundantes”, explica el Dr. Worrell. “Este hallazgo puede servir como biomarcador clínico de un encéfalo anormal y puede ser útil tanto en la cirugía de la epilepsia como en el tratamiento de estimulación encefálica, además de permitir entender cómo se generan las convulsiones”.

Otros científicos que también participaron en la investigación fueron el Dr. C. Warren, S. Hu; el Dr. S. Stead, B. Brinkmann y el Dr. M. Bower.

Para más información de la Mayo Clinic haz clic en el logotipo:

Copyright © 2011 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados.

Imágen © iStockphoto.com / annedde

 

Comentarios