Comparte este artículo:
Mayte Prida

Mayte Prida

Por Mayte Prida

Como defensora de los derechos de los pacientes, me considero una “guerrera de las carreteras.”  Dedico bastante tiempo en las comunidades a lo largo del país hablando sobre los temas de mayor interés relacionados al cuidado de la salud.  Una de las preguntas que más escucho es: “Mayte, ¿cuál es la diferencia entre los medicamentos genéricos y los de marca que mi doctor me receta?”

Los medicamentos de marca son nuevos y están a la vanguardia de la ciencia. Su desarrollo tiene un costo aproximado de mil millones de dólares por medicina y representa un trabajo de 12 a 15 años para su investigación y desarrollo.  Elaborar y descubrir estos medicamentos es un proceso complejo ya que  las posibilidades de que un medicamento pase directamente del laboratorio al botiquín de su casa son mínimas.  En promedio, únicamente cinco de cada diez mil compuestos investigados llegan a ser examinados clínicamente para su distribución.  De esos cinco, solamente uno llega a ser aprobado para el consumo de los pacientes.

Después de analizar el tiempo, el dinero, y el riesgo que conlleva la creación y descubrimiento de nuevos medicamentos, muchos se preguntarán si valdrá la pena el esfuerzo.  La respuesta es simple: los nuevos medicamentos ayudan a que los pacientes vivan una vida más larga y más saludable.  Un estudio realizado por el Departamento Nacional de Investigación Económica (National Bureau of Economic Research) reveló que los nuevos medicamentos incrementaron los años de vida de los pacientes en un 40 por ciento.  Si bien es cierto, que los nuevos medicamentos son más costosos en comparación con los medicamentos existentes; también es cierto, que en general reducen los costos del cuidado de la salud.  En otro estudio realizado por la Universidad de Columbia, el economista Frank Lichtenberg encontró que por cada dólar adicional gastado en la compra de medicamentos nuevos (en lugar de comprar medicamentos existentes), el paciente ahorra más de $5.00 en otros gastos médicos.

Cada paciente es único en cuanto a la manera en cómo su cuerpo responde a cada medicina en particular. Hay ocasiones en que el médico puede determinar que el tratamiento más adecuado para su caso específico sea o un medicamento más viejo o uno genérico. Esto nos lleva a la siguiente pregunta ¿Qué es un medicamento genérico?  De acuerdo a La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) un medicamento genérico es una copia al de marca en cuanto a la dosis, la seguridad, la fuerza, la forma en que se consume, la calidad, el rendimiento y la manera en que debe ser utilizado.  Hoy día, los medicamentos genéricos juegan un papel importante en el cuidado de la salud. Representan el 67 por ciento de los medicamentos recetados, de acuerdo a información distribuida por el IMS Health.  Únicamente su doctor puede decidir si un medicamento genérico es lo más indicado para usted.

Todos queremos ahorrar dinero, por supuesto, y adquiriendo los medicamentos genéricos en lugar de los de marca es una manera de hacerlo.  Pero los medicamentos genéricos no siempre son la mejor alternativa para usted.  Primero, no todo medicamento tiene su equivalente genérico. Segundo, los medicamentos genéricos pueden tener diferentes requerimientos en las dosis diarias.  Por ejemplo, la versión de un medicamento de marca requiere que usted lo tome una vez por día, mientras que la versión genérica requerirá que usted lo tome tres veces por día.  Este tipo de cambio podría no funcionarle a usted.  Por lo tanto, como con cualquier medicamento recetado – genéricos o de marca – es importante que usted consulte con su doctor sobre cuales son sus opciones para el cuidado de su salud.

Mayte Prida es una reconocida personalidad  de la televisión nacional, productora y autora,  portavoz nacional de la Sociedad para la Asistencia en las Prescripciones (PPA). Su libro más reciente es “CON FE: como transformar tu vida y comenzar de nuevo”.

Comentarios